Contaminación del aire y salud pública: Entrevista con Kirk Smith

Correo electrónico Imprimir
Smog en Temuco. Foto: Carlos OrtegaSmog en Temuco. Foto: Carlos Ortega
 
 
Kirk Smith es el director del Programa de Salud y Medio Ambiente Global, perteneciente a la Escuela de Salud Pública de la Universidad de California en Berkeley. Es un científico de renombre internacional en temas de salud pública a nivel mundial. Entre otras funciones, ha sido asesor principal en cuestiones de clima y salud para el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), y es miembro del comité sobre Calidad del Aire en la Organización Mundial de la Salud (OMS).
 
En su página web, Smith describe el foco principal de su investigación en curso como la intersección entre "la calidad del medio ambiente, la salud, el uso de recursos, el desarrollo y la política en los países en desarrollo, con especial atención en los efectos de la contaminación en la salud de los países en desarrollo, particularmente la sufrida por mujeres y niños debido a la contaminación del hogar por uso de combustibles fósiles”. 
 
En las últimas semanas, en algunas ciudades del sur de Chile, como Temuco o Coyhaique, se han registrado niveles de contaminación del aire nunca antes vistos. Ha amenazado gravemente la salud pública, pudiendo provocar enfermedades respiratorias y crónicas a largo plazo. La periodista de Patagon Journal, Clara Ribera, entrevistó a Smith acerca de los riesgos de contaminación del aire de la región. Extractos:
 
Coyhaique ha registrado niveles de hasta 910 ug/m3 –una medida que cuantifica la cantidad de partículas nocivas en suspensión en el aire– en momentos puntuales de este otoño. ¿Qué tan peligroso es llegar a esos niveles?
A pesar de que no es el promedio, es de todas formas una cifra muy elevada. Está muy por encima de cualquier nivel de emergencia que nadie ha establecido y es del todo inaceptable para la salud. Se trata de la medición en un momento concreto, y en un sólo lugar, por lo tanto, no podemos hablar en base a este registro, pero es probable que sea bastante representativo de la situación en el invierno. Se parece a las peores ciudades del mundo en términos de contaminación: Nueva Delhi y Beijing. Podemos especular todo lo que queramos, pero este nivel de contaminación es inaceptable.
 
¿Cómo puede afectar a la población que vive allí?
En primer lugar, hay que dejar clara la diferencia entre la exposición a corto y largo plazo. Las personas sanas pueden soportar niveles elevados de contaminación a corto plazo sin ningún problema aparente. Por ejemplo, si uno va a acampar y enciende una fogata estará expuesto a altos niveles de humo por un período muy corto. Para las personas con enfermedades respiratorias crónicas, asma u otras condiciones médicas, no sería recomendable una situación así, pero para el resto de la gente, no es un gran peligro. Por otro lado, niveles de exposición de 20 o 30 ug/m3 a largo plazo, pueden llegar a causar enfermedades cardíacas, cáncer de pulmón y accidentes cerebrovasculares. Es particularmente importante proteger a las personas de edad avanzada, o aquellos que tienen enfermedades respiratorias, los bebés y a las personas con asma.
 
Si uno padece algún tipo de enfermedad respiratoria, ¿qué le puede ocurrir?
Las enfermedades que están más estrechamente relacionadas con la contaminación del aire, son el mismo conjunto de enfermedades relacionadas con el tabaquismo. Fumar es quemar biomasa directamente en la boca, y nosotros hablamos de quemar biomasa en las estufas. No es tan malo como hacerlo en la boca, pero produce el mismo tipo de enfermedades, con un menor riesgo. Básicamente, produce enfermedades cardíacas, pulmonares crónicas, bronquitis, cáncer de pulmón, neumonía en niños pequeños, que es la principal causa de mortalidad infantil en todo el mundo, e incluso, hay algunas pruebas de que la contaminación atmosférica provoca tuberculosis. Hemos publicado varios estudios en Asia demostrando que el humo de la madera está relacionada con tuberculosis, pero lleva varios estudios en diferentes lugares antes de que la comunidad científica lo acepte. Son conservadores, por supuesto. Las causas aceptadas son las mismas que de fumar: problemas cardíacos, accidentes cerebrovasculares, enfermedades coronarias, EPOC (N. de la R.: Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), cáncer de pulmón y neumonía. Tenemos algunas pruebas sobre otras cosas, también, pero esas son las principales.
 
 
Kirk Smith, director del Programa de Salud y Medio Ambiente Global, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de California en Berkeley.Kirk Smith, director del Programa de Salud y Medio Ambiente Global, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de California en Berkeley.
 
 
¿Se puede relacionar el cambio climático con la contaminación ambiental?
Está claro que la contaminación del aire puede contribuir al cambio climático. Pero yo diría que el cambio climático podría, en realidad, mejorar la situación en Chile, porque los inviernos son más cálidos, y entonces la gente tiene menos necesidad de quemar madera. Por otro lado, el humo proveniente de las estufas a leña tiene otros gases de efecto invernadero, más allá del MP. Y estoy seguro de que en Chile eso debe tener algún efecto en el clima y por supuesto un impacto en los glaciares, por ejemplo.
 
Finlandia es un país desarrollado y sigue utilizando la madera. 
Es porque tienen acceso. Los lugares del mundo que tienen madera cerca y necesitan calefacción, lo utilizan. Nepal es un país pobre que utiliza leña para la calefacción. Chile es un país de ingresos medios que utiliza  leña para la calefacción. Canadá es un país rico que utiliza leña para la calefacción. Y en todos ellos es porque tienen disponibilidad.
 
Por lo tanto, ¿no existe ninguna relación entre el nivel de desarrollo de un país y el uso de leña como método de calefacción?
En general, las personas que tienden a utilizar combustibles como la madera son pobres en todo el mundo. En algunos casos no tienen otra opción, y otros simplemente les resulta más barato. Tenemos que proponer intervenciones, como la creación de leyes, teniendo en cuenta que no afecten negativamente a las personas pobres más que a los ricos. Si se piden estufas a leña limpias de alto costo, por ejemplo, se tendría que proporcionar algún tipo de subsidio o préstamo de bajo interés. El problema en Chile es que el resultado de las estufas a leña es la contaminación del aire exterior (en comparación con otros países, cuyo mayor problema es la contaminación del interior de los hogares), por lo que afecta a todos. Y eso realmente requiere más acción del Gobierno en lugar de poner toda la responsabilidad en los ciudadanos.
 
¿Qué propone como alternativa, especialmente en Chile?
Los pellets de madera son mucho más limpios que sólo trozos de leña sin procesar.  Eso sería un paso intermedio entre exigir nuevas estufas y la quema de cualquier tipo de leña. Los troncos grandes son muy difíciles de quemar de forma limpia, sin importar lo que hagas. Incluso, la estufa más eficiente no es lo suficientemente eficiente, de acuerdo con las normas de contaminación del aire vigentes. Si uno está en una cima de la montaña solo, el humo se va con el viento y nadie se ve afectado, pero la mayoría de nosotros ya no vivimos aislados. Muchas de las cosas que hacíamos cuando vivíamos aislados, ya no se pueden hacer con las altas densidades de población que tenemos. Además, ahora somos conscientes de los nocivos efectos que tiene el humo en nuestra salud, mientras que seis décadas atrás no lo éramos. Hace sesenta años no sabíamos de los peligros del tabaco, y ahora si. Las cosas cambian. La gente no puede hacer lo que solía hacer sin entender que hay consecuencias. Consecuencias para la salud en este caso.
 
 
 
 
Chile está tratando de promover la madera certificada.
Sin duda esto ayudaría, pero es un tema difícil de regular. Hay camionetas que van y venden leña en los barrios. No se puede tener a la policía controlando lo que la gente quema. No es un problema fácil de resolver, pero aplaudo a Chile por tratar de hacer algo al respecto. Con el uso de madera certificada veríamos una diferencia de uno a dos, cuando lo que realmente nos gustaría ver es una diferencia de diez. Pero de todas formas ayudaría. Cuanto más podamos regularizar el combustible, mejor rendimiento, en términos de eficiencia y contaminación del aire, obtendremos.
 
Entonces, ¿los pellets serían una solución a corto plazo? 
He visto diseños de pellets y estufas en Europa y China que son realmente eficientes, o al menos, suficientemente eficientes. Claro que no son tan limpios como el gas, pero entonces el país necesitará una industria de pellets. No se puede tener a los chicos yendo a los bosques y cortando árboles. Con el uso de pellets también funcionaría un sistema de alimentación automática para las estufas. Sería un sistema más limpio y de menos trabajo. Básicamente, consistiría en tener un balde de pellets que alimentara la estufa cuando fuera necesario. La mayoría de los chilenos tienen electricidad, o también podría hacerse por gravedad. Podríamos establecer algunas industrias, crear puestos de trabajo, y la gente todavía podría utilizar la madera.
 
¿Qué opinas del sistema distrital de biomasa?
Eso es muy limpio, ya que permite el control de la contaminación del aire, pero entonces se deben poner tuberías para canalizar el calor. Lo hacen en Austria. Tienen instalaciones de calefacción y tuberías de agua en toda la ciudad. Pero no es barato.

 

e-max.it: your social media marketing partner