Perfil de especie: el liquen barba de viejo

Correo electrónico Imprimir

 

De seguro no conocerás muchos observadores de liquen, con binoculares concentrado en el tronco de un árbol o en una pared rocosa. El Discovery Channel rara vez ha descrito líquenes junto con leones y tigres asechando sus presas. La mayoría de nosotros, probablemente no recordará el nombre de ninguna especie de liquen, sin embargo el liquen es uno de los más singulares organismos en el planeta, y la barba de viejo (Usnea barbata) representa una de especies más característica y comunes en el ecosistema del bosque patagónico.

Este nombre se ajusta a la apariencia del liquen, si el viejo en cuestión tenía un color verdoso en su barba enmarañada con mechones colgando y pelos saliendo de cada tronco alrededor. Al caminar por los bosques del futuro parque, es posible ver más barba que hojas. Algunas ramas tienen tanto liquen cubriéndolas y colgando de ellas que la corteza es apenas visible. La curiosidad sobre la relación entre la barba del viejo y los arboles ha crecido. Escribimos a Rodolfo Gajardo, biólogo destacado y miembro de nuestro Consejo Científico Asesor. El nos aseguró que el liquen que cubre el tronco y las ramas no dañan los arboles, por el contrario, el liquen aumenta la biodiversidad que el bosque puede sostener al añadir otro nicho ecológico en el cual otras especies pueden prosperar.

Todos los líquenes son producto de una asociación simbiótica entre un hongo y un compañero fotosintético, usualmente un alga los cuales han evolucionado en conjunto para comportarse y lucir como un ser completamente nuevo, dejando al descubierto ninguna similitud ya sea al hongo o al alga. El liquen Usnea, que es posible encontrar en todo el mundo nace de una simbiosis entre en hongo de Ascomycota phylum (a menudo conocido como hongo sac) y el alga verde de la división Chlorophyta. Aunque se extienden con gran facilidad, estos líquenes son altamente sensibles a las perturbaciones medioambientales, especialmente a la contaminación del aire tal como el dióxido.

Estudios recientes en la región de la Patagonia han puesto a prueba en potencial uso científico de la barba del viejo como un biomonitor de la contaminación del aire en medioambientes aparentemente limpios. Los investigadores han establecido un sitio de control en el cual llevan a cabo pruebas en la barba del viejo encontrado en búsqueda de los componentes químicos. Ellos han trasplantado líquenes desde el sitio de control a otras localidades en la Patagonia. Luego de varios años se han tomado muestras de estos líquenes, y se han realizado pruebas químicas similares a las llevadas a cabo en años anteriores con el fin de reunir información sobre la calidad del aire en estas locaciones distintas. Estos estudios demostraron que la contaminación del aire en la Patagonia permanece en un nivel muy bajo en comparación con otras regiones del mundo, y además que este liquen puede servir como un indicador valioso de la especie. Debido a que existe una sensibilidad excesivamente alta de partículas en el aire puede ofrecer un registro más detallado y preciso de la calidad de aire que una simple prueba atmosférica.

Este reciente uso científico de la barba del viejo es solo el ultimo capitulo de una historia milenaria en usos humanos. Los líquenes Usnea contienen acido usnic (C18H16O7) un potente antibiótico y agente antifugal. Combinado con su textura de filamentos podía ser utilizado como vendaje en el tratamiento de heridas en los años anteriores a la gaza esterilizada y los antibióticos modernos. Más recientemente, estas características de los antibióticos han guiado a la gente a utilizar Usnea para tratar infecciones de pulmón, de las vías respiratorias superiores, tos convulsiva y edemas. Además el liquen es comestible y alto en vitamina C.

La autora Nadine Lehner es la directora de comunicaciones de la organización sin fines de lucro Conservación Patagónica

 

¡Suscríbete hoy!