La maldad del alma de Aysén, Chile, Islandia

E-mail Print
 
¿Qué tiene que ver Islandia con Aisén y Chile? Depende como se mire, poco o también bastante. Y ante todo, lo ocurrido estos últimos años en Islandia vale como ejemplo.
 
Islandia es un país europeo de 300 mil habitantes, una isla energéticamente independiente, pero su economía es 40 % dependiente por su exportación pesquera.
 
Islandia en el 2007 era un país prospero ubicado en los lugares top de índices mundiales y con un gobierno conservador. Sin embargo, en el 2008 sufre una crisis económica devastadora con la quiebra de sus bancos, lo que lleva a la bancarrota nacional y a una gran deuda externa con Gran Bretaña y Holanda. El gobierno de ese entonces pide ayuda al Fondo Monetario Internacional, FMI, sin embargo la ciudadanía se opone con protestas, provocando su caída. Hay elecciones y asume otro gobierno, esta vez de coalición socialdemócrata –verde. En el 2009 el Producto Interno Bruto cae en 7% y el parlamento islandés decide pagar la deuda externa, con lo que la gente nuevamente sale a protestar pacíficamente en la calle y solicita un referéndum. En enero 2010 un nuevo presidente se niega a ratificar el pago de esa deuda y anuncia una consulta popular. En ésta el no pago de la deuda gana con un 93%. Mientras, el FMI condiciona su ayuda a ese pago. Sin embargo, el gobierno islandés nacionaliza la banca, inicia investigaciones y demandas judiciales por la responsabilidad en la crisis y se detiene a varios banqueros y altos ejecutivos, además Interpol dicta una orden de arresto contra el ex presidente responsable de la crisis. También se elige una Asamblea Constituyente con un mecanismo de democracia en la base,  para redactar una nueva constitución la cual debiera ser aprobada por el parlamento. La otra medida que se adopta es un proyecto ley de protección a la libertad de información y expresión.
 
Islandia enfrentó así al sistema neoliberal en una revolución pacifica  a golpe de cacerola, gritos y lanzamiento de huevos, que otros países se quisieran también. Es por eso que lo ocurrido ahí ha sido silenciado. El que el pueblo coja las riendas de la soberanía, no es un ejemplo bueno de divulgar para los grandes intereses que gobiernan el mundo. ¿Qué pasaría si otros países tomaran este ejemplo contrario a “Planeta S.A.”? Hoy en día, Islandia recupera la normalidad y sus indicadores económicos son excelentes, mientras aquellos países como Grecia, que siguieron los dictados del FMI, se debaten en protestas violentas, la cesantía y mayor crisis.
 
Bueno, como se sabe, Chile es actualmente un paraíso neoliberal, como lo era Islandia y Aisén es un territorio que sufre las consecuencias. Igual, se podría decir que en Chile el gobierno, los políticos, los banqueros y altos ejecutivos están ni ahí con la gente, con las reales necesidades de la gente. La actual movilización aisenina, así como lo ha sido la magallánica, la que prepara Calama, la de los estudiantes, son un claro ejemplo. Y mientras los gobiernos en Chile dicen no poder ceder a las demandas ciudadanas por equidad y calidad de vida, como si no tuviesen recursos, envían los millones de dólares a la banca internacional y dejan que las transnacionales se lo lleven todo dejando solo las migajas. Vale solo preguntar ¿Qué pasaría si las utilidades en dólares trillonarias que han tenido y están teniendo las mineras multinacionales quedase en el país y se reinvirtiesen en el país? ¿Quién se hará cargo del boquete socioeconómico que dejen cuando esos minerales se acaben? ¿Qué tan ocupados de los problemas reales y del futuro de nuestro país están su gobierno y sus políticos?
 
Otra similitud, es aquella de los ciudadanos cansados del neoliberalismo y que deben llegar unidos a la movilización en la calle para poder ser escuchados; al menos allá lo fueron… ¿Por qué cual es la diferencia entre 93 % en Islandia con 92% en Chile de apoyo a las demandas aiseninas? ¿Es que en Islandia existe un tanto mas de democracia, de entender que no se puede gobernar contra la voluntad de un pueblo? Este ya es el tercer tropiezo sobre la misma piedra del actual gobierno, ya en mayo pasado se hicieron los desentendidos con el 74% de chilenos contra las represas en la Patagonia y luego con el apoyo casi unánime a las demandas de los estudiantes. Peor, el Presidente de la República responsabiliza de todo a quienes según el “tienen maldad en el alma” ¿Quiénes serían esos? ¿Sobre 90% de los chilenos? ¿O quiénes abusan de ellos y no escuchan la voz de su pueblo?
 
La verdad es que anoche en ese hermoso concierto -regalo del “cancionero chileno” caímos en cuenta que las letras de canción esas de los años de la dictadura ¡siguen plenamente vigentes! ¿Es que nada ha cambiado? ¿Es que casi tres décadas pasaron en vano para los chilenos o al menos para los aiseninos? ¿Es que el famoso “desarrollo” y “cambio” ha sido solo fachada, hormigón, tecnología, lucecitas neón, farándula, y/o ha sido solo para unos pocos “buenos de alma”, esos que los islandeses metieron presos? 


Share this page
Comments (3)Add Comment
0
...
written by Cecilia Nunez, March 16, 2012
Muchas gracias por tu analisis, me ha servido para comprender mejor la situacion en Aysen o Aisen (explicame la diferencia si puedes por favor). Vivo en el extranjero y trato de estar al tanto de lo que sucede en mi largo y sufrido pais; pero es dificil; por aca (Australia), es como que mi pais natal no existiera, salvo cuando es algo sensacionalista como el asunto de los mineros hace un tiempo atras.
0
...
written by JORGE, March 22, 2012
Ya es hora de dejar en paz la Patagonia. Vasta del abuso de las familias millonarias.

TENEMOS UNA GRAN PROPUESTA DE SUSTENTABILIDAD SIN YACIMIENTOS MINEROS Y SIN REPRESAS PARA LA PATAGONIA.
0
...
written by JORGE, March 22, 2012

Write comment
smaller | bigger

busy
 

Subscribe Today!


Peter Hartmann


Peter is coordinator of the Aysen Reserva de Vida coalition in Coyhaique, the largest and most vocal group working to protect the natural environment and quality of life in the Aysen Region.  He has also has been the regional director of the Codeff (Comite Nacional de Defensa de Flora y Fauna) office in Aysen since 1989. A trained architect, avid rock climber, and former chief of the Chilean government's urban development office in Aysen, Peter has been at the lead of environmental campaigns in Patagonia for more than two decades.

Write to the author