Nuevo informe dice que las ERNC ya son competitivas y que HidroAysén -ahora paralizado- no es necesario para Chile

E-mail Print

Esta semana la organización internacional de protección al medio ambiente “Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales (NRDC su sigla en inglés)”, dio a conocer a las autoridades chilenas, el segundo informe basado en datos encargados a Bloomberg New Energy Finance (BNEF) y Valgesta Energía S.A., “El costo nivelado de energía y el futuro de la energía renovable no convencional en Chile: derribando algunos mitos”.

El documento asegura que ya existen Energías Renovables No Convencionales (ERNC) que son competitivas económicamente en nuestro país, y precisa que Chile puede satisfacer su demanda eléctrica en las próximas décadas con una combinación de energías renovables no convencionales y tecnologías de eficiencia eléctrica que complementen su base de generación existente.

Dicho informe concluye que esto “solo será posible si Chile fortalece sus políticas de energía renovable y eficiencia energética para eliminar las barreras que limitan el crecimiento de estos sectores”.

“Los datos muestran que las energías renovables no convencionales ya son opciones económicamente viables para Chile. A medida que pasen los años lo serán aun más. El informe es concluyente al indicar que al país le hace falta, una política energética nacional que fomente un ambiente en el cual este sector puede crecer y madurar con confianza”, señaló Carolina Herrera, especialista para Latinoamérica de NRDC.

Agregó que “Chile puede llegar a ser un líder en el desarrollo de energías renovables no convencionales pero para lograrlo tiene que tomar medidas definitivas e impulsar políticas apropiadas. La Cumbre de la Tierra de Río que se llevará a cabo en unos cuantos días es una oportunidad ideal para que el Gobierno chileno demuestre un verdadero compromiso con energías más sustentables, energías del futuro, energías renovables no convencionales”, sostuvo.

El informe de NRDC pone énfasis en que se debe evaluar la real demanda eléctrica futura y los recursos energéticos del país. Amanda Maxwell, directora de proyectos en Latinoamérica de NRDC, indica que los datos reales demuestran que las ERNC y eficiencia energética ofrecen alternativas a las centrales térmicas y a las grandes represas hidroeléctricas, tales como el proyecto HidroAysén.

“La paralización de HidroAysén no significa que se debe postergar o detener el desarrollo de Chile. De hecho, es una oportunidad, en particular para regiones donde las fuentes limpias como la energía solar pueden suplir la demanda de industrias y la minería. El hecho de que HidroAysén esté paralizado resalta que es un proyecto sumamente imprudente, pero también significa que el enfoque del debate energético ahora debe centrarse en cómo impulsar alternativas energéticas para el siglo XXI, más modernas, eficientes, sustentables, flexibles y seguras, en las energías renovables no convencionales y la eficiencia energética. HidroAysén simplemente no es necesario para el futuro crecimiento de Chile”, aseguró Amanda Maxwell.

El documento es categórico al señalar que el proceso que vive el sector energético chileno enfrenta el doble desafío de producir la energía necesaria para que el país alcance sus metas de desarrollo energético y no tenga impactos irreversibles sobre zonas naturales frágiles, resaltando que en estos últimos años estos desafíos han ido creciendo en el debate nacional sobre la necesidad, o no, de mega represas en la Patagonia y centrales térmicas a carbón. El documento también aclara que el proceso debe ser apoyado y consolidado con políticas públicas que promuevan una mayor autonomía y sustentabilidad de la oferta eléctrica chilena. Otro de los indicadores de este informe revela que Chile puede establecer metas de eficiencia energética y de generación con energías renovables no convencionales (ERNC) que permitan mejorar su competitividad y reducir los costos de electricidad a los usuarios.

El informe asegura que Chile puede crear las condiciones necesarias para aprovechar la mayor cantidad posible de eficiencia energética y de tecnologías de ERNC económicamente competitivas y así garantizar un futuro energético seguro y ambientalmente sostenible, destacando políticas claves para lograrlo. Entre estas se consigna hacer realidad la meta de que un 20% de toda la energía eléctrica generada en el 2020 provenga de fuentes de ERNC, impulsar la capacidad de adquisición de las ERNC por parte de la industria chilena, fomentar los proyectos de energías renovables no convencionales a través de la medición neta, o “net metering” e impulsar la eficiencia energética al desacoplar los ingresos de las empresas distribuidoras de las ventas de energía y mediante otros mecanismos que fomenten mayor inversión en eficiencia.

Los autores de este informe son el abogado y especialista de financiamiento de proyectos energéticos de NRDC, Douglass Sims; el experto en ERNC de la Universidad de Chile, Roberto Román y la especialista de NRDC, Carolina Herrera. 



Share this page
Comments (0)Add Comment

Write comment
smaller | bigger

busy