Entrevista: Eugenio Guzmán y el Monte San Valentín

Correo electrónico Imprimir
 Foto: Eugenio GuzmanFoto: Eugenio Guzman
 
 
Amante de las altas cumbres, de lo remoto y lo inexplorado, Eugenio “Kiko” Guzmán es un experimentado montañista chileno que cuenta con un impresionante currículum deportivo de ascensos y expediciones. Latinoamérica, Antártica, Alaska, Groenlandia, Europa y Asia son algunos de los lugares que ha podido recorrer a lo largo de su prolífica carrera, donde también destacan algunos ochomiles, entre ellos el Everest, que con sus 8.848 metros sobre el nivel del mar se alza como la montaña más alta del planeta.
 
Gerente comercial de Instituto Vertical, “Kiko” también tiene una vasta experiencia en Patagonia, una zona en la que Campos de Hielo y Cordillera de Darwin en Tierra del Fuego se encuentran dentro de sus preferidos. En esta ocasión, Guzmán cuenta su experiencia en la extenuante expedición que alcanzó la cumbre del monte San Valentín en invierno de 2001. Una entrevista cuyos extractos aparecieron en la edición número 6 de Patagon Journal, pero que ahora rescatamos para ustedes.
 
¿Qué tan importante es el estudio y la preparación previa para una expedición de este tipo?
Cualquier expedición a Campos de Hielo es un gran desafío, por lo que la preparación en detalle y un muy buen estudio de la ruta, fueron clave en nuestro ascenso al San Valentín. No había mucha información disponible, pero logramos reunirnos con gente que previamente ya había entrado hasta la base del San Valentín por la ruta del Glaciar San Rafael, ruta que finalmente escogimos.

¿Cómo fue la aproximación al Monte San Valentín?

Nosotros comenzamos desde Laguna San Rafael, por lo que debimos remontar este glaciar completamente desde la costa hasta la meseta de Campos de Hielo Norte, que cruzamos casi en su totalidad de oeste a este. Esta fue la parte más dura y trabada de la ruta. Realizamos numerosos viajes de porteo con equipo y comida desde nuestro primer campamento en el hielo hasta poder utilizar esquíes y trineos.

¿Qué hace que esta montaña sea considerada por algunos como una cima del Himalaya?

El San Valentín y en general cualquier Gigante de la Patagonia, es muy diferente a una cima del Himalaya, no son comparables. Los Gigantes de la Patagonia son simplemente diferentes, incluso mucho más difíciles, aislados y expuestos a un clima muy, muy duro.

¿Qué hace tan atractiva esta montaña?

Lo más básico sería que es la cumbre más alta de la Patagonia, pero hay mucho más que eso. El acceso, la ruta de aproximación es en sí una experiencia dura y hermosa. El entorno que rodea al San Valentín, Campo de Hielo Norte, la inmensidad de la meseta oriental de la Patagonia y los lagos y bosques que ves desde la cumbre son experiencias que difícilmente se pueden olvidar.

¿Qué implicancias tuvo intentar la cima en invierno?
Estás expuesto a temperaturas muy bajas, pero en general, el tiempo en el Campo de Hielo es mucho más estable en invierno que en verano. Esto no significa que haya mejor tiempo, pero puedes predecirlo un poco mejor para los próximo días.

¿Cómo enfrentaron las bajas temperaturas?
Con muy buen equipamiento y vestuario, además de tomar todas las precauciones y técnicas de seguridad en ambientes extremos. El equipo de cocina, la alimentación y el cálculo del combustible fueron clave en la logística.

¿Cómo se comportó el tiempo durante el ascenso?
En general, hubo bastante buen tiempo, con ventanas de cuatro a cinco días despejados y muy poco viento, pero también hubo días con vientos intensos y fuertes nevadas, las que afortunadamente no duraron muchos días seguidos.

¿Qué tan complejo fue el ascenso al San Valentín?
Es una montaña difícil aún por la ruta normal que es la que realizamos nosotros. La escalada hacia la cumbre por esta vía no es compleja, pero el acceso y lo remoto que se encuentra lo hace una montaña desafiante. Además de las condiciones geográficas, debes sumar el factor del tiempo, no importa si es verano o invierno, el tiempo puede ser clave para el éxito o el fracaso. Si no hay una buena preparación y logística, no es difícil morir en este lugar.

¿Cuáles fueron las sensaciones en la cumbre?
Obviamente, la satisfacción y alegría de haber alcanzado la cumbre de este gigante, pero también la “preocupación” real de que aún estábamos a mitad de camino. Aunque esto siempre es así, en este caso es mucho más fuerte porque tras haber alcanzado la cumbre del San Valentín debíamos regresar a nuestro punto de origen, es decir, a Laguna San Rafael.
 
¿Qué fue lo más impactante de esta experiencia?
Conocer Campos de Hielo Norte desde su corazón. Es, sin duda, uno de los lugares más hermosos y salvajes en los que he estado.
 
¿Es este ascenso comparable a otros que has realizado?
Cada ascenso es único, especialmente en Patagonia. He alcanzado cumbres en el Himalaya, Antártica, Alaska, Groenlandia y muchas otras partes, pero Patagonia y en especial Campos de Hielo Norte, Sur y la Cordillera de Darwin, son lugares únicos.
 
¿Qué recomendaciones o consejos darías a aquellos que se aventuran a la cumbre del San Valentín?
Realizar una muy buena documentación y prepararse muy bien, ya que estarán en uno de los lugares más remotos que existen, donde la posibilidad de rescate o apoyo externo son casi nulos.
 
 
 
 

¡Suscríbete hoy!