El valle del Puelo se defiende a caballo

Correo electrónico Imprimir
 
 
Por Cristóbal Pérez R.
 
El movimiento ciudadano para proteger la cuenca del río Puelo sigue tomando impulso a través de protestas, los medios sociales y demandas en los tribunales. Esta vez, fue una cabalgata. Comenzando a las 9 horas de este lunes, más de treinta jinetes se movilizaron por las calles de Puerto Montt, donde más dirigentes se unieron a la marcha a pie. Luego, el grupo de manifestantes llegó a la Intendencia de la Región de Los Lagos. Pasado las 11 horas, afuera del edificio se congregaron alrededor de 300 personas.
 
Once dirigentes de Cochamó, Río Puelo, Segundo Corral, Primer Corral y Ventisqueros entregaron al Intendente Regional, Leonardo De La Prida, una carta dirigida a la presidenta Michelle Bachelet. Este documento, entre otros aspectos, manifiesta el rechazo a la central Mediterráneo, el rechazo al camino que está en construcción “sin un estudio de impacto ambiental”, exige el saneamiento de títulos de dominio en la comuna de Cochamó, y pide que se declare la cuenca del río Puelo como territorio protegido.
 
“Llevamos más de cuatro años y nunca nos han escuchado: decimos no a la central de pasada Mediterráneo”, expresó afuera del edificio el Ina Lonco Eliecer Cayún, representante de la comunidad mapuche Domingo Cayún Panicheo, en un día nublado, con presencia de Carabineros, pero sin mayores tensiones. Agregó Cayún: “Nos estamos oponiendo a la empresa Mediterráneo porque es la puerta de entrada a estas megacentrales, a la minería y a las forestales. Destinaron nuestros valles de los ríos Puelo y Manso como territorio de sacrificio, y nosotros no estamos en condiciones de permitir esa tremendísima fealdad que nos están haciendo”.
 
Entre los otros argumentos que expuso el Lonco mapuche, destacó que las napas subterráneas no son alimentadas con un tubo, entonces hay un doble efecto de sequía. “Si dicen que las centrales que hacen embalses son mucho más destructivas que las centrales de pasada, es mentira. Una es inundación: acumulación gigantesca de agua, y la otra es sequía”, concluyó.
 
 
 

El proyecto Mediterráneo
La central Mediterráneo es una central hidroeléctrica de pasada de 210 MW de capacidad instalada, que se ubicaría donde confluyen el río Torrentoso con el río Manso, sector denominado La Junta.
 
Según indicó la corporación privada y sin fines de lucro Puelo Patagonia, “la finalidad del proyecto es inyectar energía al Sistema Interconectado Central, entubando el 92% del caudal del río Manso por 5.5 km en uno de los valles más prístinos de Chile, y levantar un tendido eléctrico de 210 torres de alta tensión por la ruta escénica donde transitan alrededor de 40 mil turistas en temporada de verano”.
 
Entre las acusaciones que han sido reclamadas en Tribunales Ambientales está la falta de una consulta indígena, la afectación a la actividad turística, la construcción de un camino ilegal con daño ambiental y la violación del Tratado de Medio Ambiente entre Chile y Argentina y su Protocolo sobre Recursos Hídricos Compartidos (agosto de 1991). En noviembre de 2016, los Tribunales Ambientales revocaron la Resolución de Calificación Ambiental de la central Mediterráneo. Hoy, estas reclamaciones ciudadanas esperan la última palabra de la Corte Suprema.
 
 
 

El camino y el dominio de tierras
Más arriba de donde se ubicaría la central está la pequeña localidad de Paso El León, donde sus vecinos se verían beneficiados por el camino que hoy está, ilícitamente, en construcción.
 
Roberto Hagemann es propietario del fundo Puchegüín, un terreno de 100 mil hectáreas donde estaría emplazada la central. Además, es propietario de los derechos de agua del río Manso, lo que lo convierte en uno de los socios y grandes impulsores de este proyecto hidroeléctrico.
 
El Lonco Cayún tiene su postura al respecto: “A la gente de Paso El León no los van a sacar del aislamiento (a través del camino), los van a sacar a ellos. Cada persona que se vaya en contra de Hagemann va a tener que irse de ahí, porque están sobre las tierras de Hagemann. Y el Estado nunca le reconoció los años de sacrificio, ellos son dueños por generaciones”.
 
Cayún afirma que hasta 30 familias están a la espera de poder regularizar sus tierras y recibir su título de dominio. “Ellos no tienen documentos de sus tierras; entonces, ¡¿qué fuerza van a tener para luchar?! Ese es uno de los graves problemas que están pasando allí. Hay muchas casas solas, que se fueron, va quedando la gente antigua no más ahí”, dijo Cayún. “Si se construye el camino, y no para Mediterráneo, nosotros estamos de acuerdo. Fuera Mediterráneo y nosotros estamos de acuerdo…y Hagemann tiene que hacer un parque que proteja ese territorio”.
 
Para Cayún, la actividad económica en el valle debe apartarse de la extracción de recursos naturales, y acercarse al turismo y la agricultura orgánica. “Queremos un turismo responsable, que integre a la gente del territorio. Que no sean empresas que lleguen, sino que sea un turismo que aproveche los recursos que tiene la gente: la cabalgata, la pesca, la guiada, el trekking. Y con la agricultura, hay muchas cosas que se pueden hacer ahí en ese territorio”.
 
 
 
 
Un llamado a la unidad, un llamado a las autoridades
Después de entregada la carta en la intendencia, la cabalgata continuó hasta la Plaza de Armas de Puerto Montt, donde finalizó tranquila con música en vivo y agradecimientos de los dirigentes.
 
Allí, Salvador Abazúa, activista por la causa, enfatizó en que el Estado, a partir de sus políticas, ha generado muchas divisiones y desconfianza entre la comunidad y la lucha por sus derechos, pero apuntó a que el problema no es sólo el Estado chileno: “Aquí el enemigo también son las forestales, las empresas extractivas y las salmoneras que quieren destruir lo poco y nada que nos queda en esta tierra. Esto es un llamado a la unidad”, dijo Abazúa a los manifestantes.
 
Asimismo, la dirigente Verónica Vargas hizo un fuerte llamado a las autoridades: “Al intendente, al señor senador de la república don Rabindranath Quinteros, al señor diputado (Patricio) Vallespín: ¡vayan a ayudar a esta comunidad para que salga adelante; y los grandes empresarios, los latifundistas, no vengan a pisar más a nuestro pueblo mapuche que luchó por estas tierras durante siglos!”
 
 

¡Suscríbete hoy!