La ética de la pesca con devolución

Correo electrónico Imprimir

 

 

Por Jack Miller

Nota del Editor: La siguiente es la versión completa de un artículo de la 
Edición 16.
 
En 1973, tres escaladores de Yosemite y yo nos vimos obligados a acampar y caminar durante varias semanas en Torres del Paine, ya que los vientos, nevadas e infame escarcha patagónica o "hielo de refrigerador" nos mantenían alejados de los picos. Durante este tiempo de inactividad, el único pescador serio de nuestro grupo, Yvon Chouinard, recorrió el río Serrano, pero no trajo peces. Simplemente se encogió de hombros y afirmó que estaba "tirándolos de vuelta". "¡Sí, claro!", le regañamos. "No capturaste nada", le dijimos. Esa fue mi introducción a la pesca con captura y devolución. Sin embargo, al día siguiente -bajo la presión del resto de nosotros- trajo dos de los peces "más pequeños" que había pescado: hermosas truchas marrón migratorias. Mi diario me recuerda que eran de "unos 3 kilogramos, un gran banquete para todos nosotros".
 
Como la pesca deportiva se ha disparado en las últimas décadas, la Patagonia se ha convertido en un destino todavía más popular. Y la compañía de ropa outdoor de Chouinard, Patagonia, ha crecido junto con ella, e inevitablemente ha agregado una línea de equipos de pesca con mosca. Afortunadamente, los pescadores profetizadores como Chouinard eran conscientes que "devolver los peces" es una práctica obvia y muy necesaria si el creciente número de pescadores pretende tener una pesca de calidad en el futuro.
 
Chouinard me contó recientemente sobre el derroche que vio mientras pescaba en la remota Tierra del Fuego: "He pescado en el río Grande muchas veces a comienzos de la década de 1970, antes que hubieran lodges. Doug Tompkins y yo caminamos una vez por el río Claro durante cinco días, donde encontramos a unos pescadores de "aparejos" (líneas pesadas con enormes cucharas de metal y múltiples anzuelos) que tenían alrededor de diez truchas marrones grandes colgadas en un tendedero para fotografiar. ¡Y luego las tiraron!"
 
Tuve una experiencia similar en la década de 1980 mientras exploraba una ruta en el lejano lago Blanco. Siguiendo el río Grande, en territorio chileno, a lo largo de un sendero fangoso recientemente surcado por un jeep, encontramos un campamento de pescadores. También usaban equipos de "metal pesado" y habían atrapado varias truchas marrones grandes. Arrastraron los peces a la orilla y después simplemente los dejaron pudrirse.
 
Esto ya no es tolerable. La ética cambia a medida que cambian las demandas sobre los recursos. Demasiadas personas están matando a muy pocos peces.
 
Vengo de una familia de pescadores del noroeste del Pacífico de los Estados Unidos. La trucha y la carne de venado eran abundantes y alimentaron a mis padres durante la Gran Depresión, y luego durante la escasez de alimentos producto de la Segunda Guerra Mundial. Cuando era niño, podía caminar desde nuestra casa en la ciudad a un arroyo y pescar lo suficiente para la mesa familiar. El pescado, junto con el venado y el alce, siempre fueron parte de nuestra dieta. El único "reglamento" que conocí fue: "Mata sólo lo que vas a comer; no desperdicies nada". Una ética similar de "deja suficiente para el mañana y para los demás" parece ser universal entre los pueblos originarios y aquellos que viven de la tierra. Con nuestra actual explosión demográfica, las regulaciones de la pesca —como los límites de captura, las restricciones de temporada y el manejo del hábitat— se han vuelto esenciales en todo el mundo.
 
Si estás pescando sólo por deporte, donde las recompensas consisten en acechar, pelear y capturar el pez, luego admíralo y ponlo de vuelta para pescar otro día. Hazlo por ti y por tus compañeros pescadores. Como Lee Wulff, quien fue considerado el principal defensor de la pesca con devolución en Estados Unidos, una vez dijo: "El mejor regalo que puede hacerle a cualquier pescador es devolverle un buen pescado, y quién sabe si el pescado capturado no es el obsequio de otra persona para ti".
 
Wulff también vio que la pesca "tradicional", con cebo vivo, señuelos metálicos y enganches, a menudo con múltiples anzuelos con rebaba, estaba creando demasiado daño a los peces. Por lo tanto, Wulff y otros promovieron la pesca ética con captura y devolución, en la que los peces son capturados con anzuelos sin rebaba, luego no son "tirados" de vuelta, quizá se fotografían, pero después, suavemente, cariñosamente incluso, los peces son sostenidos en el agua hasta que se recuperan y nadan.
 
El homólogo de Wulff en Chile es Adrián Dufflocq, quien a comienzos de la década de 1960 fue pionero con la primera cabaña de pesca con mosca del país: Cumilahue Lodge, cerca de lago Ranco. Dufflocq pide protección general del entorno del río. El auge del cultivo de salmón en el sur de Chile a veces ha intentado expandirse a los lagos de agua dulce, con todas sus consecuencias ecológicas negativas, como la propagación de enfermedades y los escapes de salmones que amenazan la supervivencia de otros peces. "La pesca deportiva de calidad y el turismo no son compatibles con la existencia de la piscicultura en las mismas aguas", dice Dufflocq.
 
Mi compañero de pesca en Colorado, Curt Carpenter, dice que en 1974 la pesca estaba casi arruinada en la mayoría de los arroyos alrededor de Aspen y el oeste de Colorado. En su desesperación, tres hombres locales decidieron actuar, y obtuvieron los reglamentos de pesca con la aplicación de las temporadas y los límites de captura. Este primer experimento fue en una sección de 5 kilómetros en el río Roaring Fork.
 
El resultado: los peces tuvieron la oportunidad de descansar, alimentarse y multiplicarse. En un par de temporadas, las reglas de captura y devolución también se adoptaron en otros ríos. Junto con esto, la pesca deportiva se convirtió de repente en una nueva y lucrativa atracción del turismo de aventura, un cultivo comercial para hoteles locales, restaurantes y tiendas, y empleo para guías de pesca. Además, se han establecido criaderos para restablecer las poblaciones de peces, y los biólogos han encontrado formas de restaurar los entornos fluviales.
 
Chile está en el camino correcto. Yvon Chouinard dice que la pesca ahora es mejor que nunca en el país. En parte, eso se debe a que los peces que se introdujeron en la década de 1930 ahora están más naturalizados, pero aún más porque la pesca de captura con devolución se está convirtiendo en la norma, no la excepción. "Con la pesca con mosca más popular, la ética de la conservación también ha cambiado ahora", dice Chouinard.
 
El reciclaje de cualquier recurso es admirable. El reciclaje de peces vivos es francamente benevolente. Esto es lo emocionante de la pesca con devolución. Estamos "tomando prestado" o "compartiendo" del mundo natural en lugar de destruir el recurso. A medida que se comprende este concepto, la ética evoluciona y puede contribuir a preservar otros recursos: animales, suelos, plantas y, finalmente, nuestra atmósfera y clima.
 
El autor, Jack Miller, es un editor contribuyente de Patagon Journal y ha escrito para National Geographic, GEO y American Alpine Journal.
 
 
 
 
  
 

¡Suscríbete hoy!

Destacados en Directorio