Cómo una estancia patagónica reduce su impacto en el calentamiento global

Correo electrónico Imprimir

 
 
Por Nana Halager Mikkelsen
 
Desde el transporte hasta el uso de electricidad y combustible, la crianza y producción de ganado pueden tener un impacto significativo en los problemas de calentamiento global que enfrentamos hoy.

En la Estancia La Península, un rancho en la Patagonia chilena ubicado en la Región de Magallanes en la Península Antonio Varas, a solo 30 minutos en bote desde Puerto Natales, estamos tratando de minimizar nuestro impacto ambiental en la ganadería y el turismo. Con ese fin, una iniciativa clave es conservar la naturaleza que rodea las actividades de la estancia. La estancia La Península se extiende por más de 18.500 hectáreas, pero solo 4.000 hectáreas se utilizan para la ganadería y el turismo, y el resto se destina a la conservación.
 
La conservación de la naturaleza tiene diversos beneficios. Para comenzar, el paisaje intacto y salvaje de la península es hermoso y es esto lo que hace que este lugar sea tan atractivo para los turistas. Pero la conservación de la naturaleza también ayuda a la estancia a cumplir su misión de ser medioambientalmente responsable.
 
 
Caballos en Estancia La Peninsula.Caballos en Estancia La Peninsula.
 
 
Peninsula Antonio Varas.Peninsula Antonio Varas.
 
 
En enero del 2017, la estancia recibió la visita de tres estudiantes del Departamento de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile. Liderados por la ingeniera industrial civil Claudia Maclean, examinaron las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por Estancia La Península y los resultados de su estudio subrayan la importancia de la conservación como un componente clave de cualquier política destinada a disminuir la huella de carbono de la ganadería en la Patagonia.
 
En resumen, el grupo quería estudiar la cantidad de emisiones que fueron liberadas a la atmósfera y la cantidad que se capturó de nuevo. Primero, identificaron la huella de carbono producida por las acciones de la estancia, tales como el uso de electricidad, el ganado y el uso de combustible, y luego calcularon la cantidad de emisiones generadas en un período específico. Segundo, identificaron las fuentes que capturan las emisiones, tales como los diferentes árboles y otras especies en el área que rodea la estancia.
 
Su estudio concluyó que las emisiones actuales son 356.7 toneladas de CO2eQ por año. El bosque y el ecosistema nativos circundantes, los bosques de lenga y las turberas, capturan 621 toneladas de CO2eQ por año. Por lo tanto, la naturaleza circundante captura todas las emisiones generadas y hace que la estancia sea un lugar "negativo en carbono".
 
Inspirado por su fundador, el ecologista Allan Savory, ya habíamos estado haciendo un manejo holístico del ganado, un tipo de ganadería que busca administrar los recursos agrícolas mientras que al mismo tiempo cuida el ecosistema natural y evita el sobrepastoreo. Pero los estudiantes recomendaron otras formas de reducir aún más las emisiones en nuestra ganadería, y es lo que estamos haciendo ahora, como optimizar las prácticas de transporte, reutilizar los materiales que ya se encuentran en la estancia, la instalación de paneles solares para generar electricidad y la recolección de leña seca dentro de la propiedad de la estancia.
 
 
Paneles solares en Estancia La Peninsula.Paneles solares en Estancia La Peninsula.
 
 
La recolección de leña seca dentro de la propiedad.La recolección de leña seca dentro de la propiedad.
 
 
Además de la sustentabilidad medioambiental, la estancia, tiene una política de "no sangre y no daño". La esquila se hace con gran cuidado para las ovejas. No se trata de velocidad para nosotros, sino que seleccionamos un grupo pequeño para hacer el corte para evitar el "trabajo de la línea de montaje" donde hay más ruido en el establo y un mayor riesgo de estresar a las ovejas o cortar la piel.
 
Además, no practicamos el seccionamiento de la cola de las vacas o el corte de una parte de las orejas de las ovejas para su identificación (se usan marcas de tiza y chip). Los caballos no están marcados a fuego. Todos los animales deambulan libremente durante todo el año.

En la Estancia La Península, estamos demostrando que es posible combinar el manejo integral del ganado y el turismo con políticas respetuosas con los animales, prácticas sostenibles y la conservación de la naturaleza.
 
La autora, Nana Halager Mikkelsen, es gerente de marketing y ventas de Estancia La Peninsula.
 
 

 

¡Suscríbete hoy!

Destacados en Directorio