Por primera vez estudio detecta microplásticos en crustáceo chileno de consumo masivo

Correo electrónico Imprimir
La Tercera - Las imágenes de basura en playas o grandes restos flotando en el mar, es lo primero que se piensa al oír sobre la contaminación plástica en ambientes marinos. Pero lo que no se ve, es lo más complejo: los restos degradados de plásticos que llegan a las costas y se alojan en el fondo.

Son los microplásticos, partículas indetectables para el ojo humano y que son ingeridas por una amplia gama de organismos marinos. 
 
En Chile un estudio mostró que estos microplásticos ya están presentes en crustáceos incluso en los mares más australes. La investigación, Primer registro de microplásticos en contenido estomacal de centolla Lithodes santolla, realizada por expertos de la U. de Magallanes, reporta por primera vez la presencia de microplásticos en los estómagos de la centolla magallánica.
 
Una muestra de 30 ejemplares en Bahía Nassau, mostró que ocho de ellos (27%) tenía microplásticos pequeños de entre 3,0 y 20 mm de longitud, principalmente de color azul.
 
Pese a lo acotado de la muestra, es el primer registro de este tipo en el país publicado en una revista científica. Desde el Ministerio de Medio Ambiente, Guillermo González, jefe de la Oficina de Economía Circular, señala no conocer otros estudios de este alcance, aunque reconoce un trabajo similar de la U. San Sebastián en la Región de Biobío, donde se ha detectado su presencia en agua superficial, arena y en peces oceánicos y costeros. Leer mas..