Semana de la Gauchada: Keri-Lee Pashuk

Correo electrónico Imprimir

 

 
 
Keri-Lee es una fotógrafa, artista visual y navegante que ha estado navegando por Chile capturando vida silvestre y paisajes desde 1986. Con su esposo, han explorado las áreas remotas de las altas latitudes de los hemisferios norte y sur en sus barcos de vela: el Northanger y luego el Saoirse. Fue en una expedición de un año al Ártico canadiense en 1999/2000 cuando descubrió su pasión por estos lugares frágiles, su gente y la vida silvestre. Puedes obtener más información sobre sus proyectos en www.patagoniaprojects.org y www.northanger.org. También puedes ver su trabajo en la exposición "Ballenas: voces del mar de Chile”, en el Centro Cultural de La Moneda en Santiago, abierto desde el 8 de agosto al 13 de noviembre.
 
 
 
 
1. Alto y seco   
En 2016, esta ballena sei, especie catalogada en peligro de extinción, fue encontrada muerta en la misma playa donde, en 2015, ocho cadáveres de ballenas fueron descubiertos por Dr. Vreni Haussermann y su equipo a bordo del SRV Saoirse. Durante una investigación adicional mediante un velero, un avión y fotografía satelital, se contaron 367 cadáveres de ballenas en lo que fue la mayor mortalidad de ballenas de barbillas registrada en la historia.
 
 
 
2. Muestreo de plancton
Como parte de los continuos estudios sobre la muerte y la vida de las ballenas sei, Katie McConnell lanza una red de plancton desde la cubierta del SRV Saoirse en el Golfo de Penas, tomando muestras de Alexandrium cantenella, un pequeño organismo que produce saxitoxina, una neurotoxina que cuando se consume puede causar intoxicación paralizante por mariscos (PSP). Se cree que esta misma toxina contribuyó al evento de mortalidad masiva de ballenas barbadas que se produjo en 2015 en esta región. También afecta a los mariscos, y es conocida como marea roja. El calentamiento global podría causar más eventos de marea roja en todo el mundo.
 
 
 
3. Mariscando en Puerto Edén
Isabel Negue y Javier Chiguay, residentes de tercera generación de Puerto Edén, cargan bolsas de mejillones que han recogido en la playa detrás del pueblo. Su familia depende de la cosecha de mariscos para su alimento y sustento. Las floraciones de algas tóxicas están poniendo en riesgo a las amenazadas poblaciones de ballenas sei que viven en estas aguas, y también alteran el modo de vida y los medios de subsistencia de los chilenos a lo largo de la costa del sistema de fiordos más grande del mundo, no solo de los residentes de Puerto Edén.
 
 
 
4. Glaciar en retiro en Fiordo Témpanos
Los retrocesos de los glaciares y el derretimiento de los casquetes polares son marcadores visibles de un clima que se calienta rápidamente. Este glaciar, en Fiordo Témpanos, en el Parque Nacional Bernardo O'Higgins en la Patagonia chilena, muestra las líneas de un retiro reciente en la árida roca gris al pie del glaciar, con los vibrantes naranjas y verdes de los musgos que son las primeras plantas en colonizar la roca después de las especies pioneras de bacterias y líquenes.
 
 
 
5. Estación meteorológica en Fiordo Témpanos
Greg Landreth revisa una estación meteorológica en Fiordo Témpanos instalada por el fallecido Charlie Porter, quien, trabajando con varias instituciones en Chile, creó una red de estaciones meteorológicas desde Puerto Williams, en el Canal Beagle, hasta Fiordo Témpanos, justo al norte de Puerto Edén. Al monitorear el viento, la precipitación y la radiación, estas estaciones fueron un recurso vital para registrar el cambio en estos fiordos y glaciares patagónicos. Con el calentamiento global intensificándose, la necesidad de tales estaciones es más importante que nunca.
 
 
  
6. Nuevas generaciones de Puerto Edén
Una mezcla de culturas (Kawésqar y Mapuche Huilliche), María-José González Tonko, Aliro Vargas Traimante y sus tres hijas son parte de las antiguas y nuevas generaciones de Puerto Edén. Abrazando las tradiciones pasadas y el futuro desconocido, continúan pescando para alimento y finanzas, mantienen trabajos con CONAF y Crux Australis Ferry, y se están preparando para el cambio que pronto llegará a la comunidad: el turismo.
 
 
 
7. Causa de muerte por determinar 
En mayo de 2015, esta hembra de ballena sei fue avistada por un pescador local flotando en una pequeña bahía cerca de la comunidad de Puerto Edén. ¿Por qué murió esta ballena? ¿Fueron las orcas? ¿La marea roja? ¿El golpe de un barco? Con las continuas y misteriosas mortandades de esta especie de ballena en peligro de extinción, las oleadas de marea roja más frecuentes, el calentamiento global y la invasión de humanos y sus industrias, la necesidad de crear zonas seguras y áreas protegidas es sumamente urgente.
 
 
 
 

 

 

¡Suscríbete hoy!