Los habitantes de Futaleufú manifiestan su preocupación por una instalación industrial

Correo electrónico Imprimir

 Foto: Cecilia Uribe/Futaleufu RiverkeeperFoto: Cecilia Uribe/Futaleufu Riverkeeper

 
Por Nancy Moore
Traducido por Rosa Baranda
 
Los habitantes de la localidad de Futaleufú, en la Patagonia chilena, se unieron el sábado en una caminata para llamar la atención de las autoridades en torno a la protección de la ruralidad, la agricultura y el turismo del valle, así como también para denunciar una reciente instalación industrial en el área.
 
Alrededor de 90 personas participaron en la "Caminata en Cuidado y Defensa del Noroeste". La acción ciudadana fue iniciada por la Junta de Vecinos del Noroeste en respuesta a la instalación de la sede de la constructora San Felipe cerca del popular enclave turístico "Piedra de Águila". Dicha edificación incluye un garaje industrial, un tanque de combustible de Copec y dos cabinas que se están usando como oficina y residencia de la empresa, que está encargada del mantenimiento y la mejora de las carreteras públicas en la provincia de Palena.
 
Los habitantes de Futaleufú, que cuenta con una población de 2.623 personas, expresaron su preocupación sobre los peligros que el tráfico industrial supone para los vecinos y turistas que viajan a pie o a caballo en las estrechas carreteras de gravilla en el valle del Noroeste.  Sebastián Espinoza, presidente de la Junta de Vecinos, explicó en la radio que la infraestructura de la zona no está diseñada para soportar el tránsito pesado, detallando que el puente Bellavista, situado entre la localidad y la sede de la constructora San Felipe, tiene un límite máximo de 18 toneladas.
 
 
Foto: Cecilia Uribe/Futaleufu RiverkeeperFoto: Cecilia Uribe/Futaleufu Riverkeeper
 
 
Como parte de la actividad del sábado, los vecinos de la comunidad se desplazaron a caballo, en bicicleta y a pie para entregarle una carta al representante de la constructora y al dueño de la propiedad, solicitando que la compañía mueva sus operaciones a un lugar diferente y que reconozca y respete el contexto cultural y natural del valle.
  
La Junta de Vecinos no es la única organización preocupada por esta instalación. La Organización Social del Turismo de Futaleufú (OST), representada por su presidente Ervin Redlich, también entregó una carta en la que comparte su preocupación por el impacto de esta instalación sobre el turismo. Además, hace dos semanas el Comité Ambiental Comunal (CAC) presentó una denuncia sobre la conducta irregular de la compañía con Vialidad, la agencia estatal de mantenimiento de carreteras que ha subcontratado a San Felipe. Entre otras cosas, la queja del CAC cita el uso de dos bombas eléctricas para extraer agua de un manantial subterráneo sin los correspondientes permisos del departamento de aguas regional.
 
 
Foto: Cecilia Uribe/Futaleufu RiverkeeperFoto: Cecilia Uribe/Futaleufu Riverkeeper
 
 
La actividad culminó con la procesión de los preocupados miembros de la comunidad hasta la plaza del pueblo de Futaleufú, donde el alcalde Fernando Grandón habló con ellos, informándoles que la municipalidad está al tanto de la instalación inadecuada, asegurando también que se están tomando medidas para resolver la situación.
 
Elías Alarcón, dueño de la propiedad en el centro de la polémica, sugirió la creación de un horario para el tránsito de camiones y maquinaria para reducir los riesgos, y ofreció tapar el tanque de gasolina de Copec para que resulte más atractivo visualmente. Alarcón, que es dueño de una compañía de construcción, también usa la propiedad que está alquilando para almacenar sus camiones y otros materiales.
 
Con su rápido río azul turquesa, el valle de Futaleufú se ha transformado en uno de los destinos globales más importantes para practicar rafting y kayak. Pero Futaleufú aún no tiene un ordenamiento territorial que designe áreas específicas para el turismo, la agricultura y otros usos económicos. A causa de esto, es probable que problemas de este tipo aumenten en los años venideros con la creciente presión por el desarrollo, unida a la falta de herramientas de planificación para regular ese crecimiento.
 
 
 

¡Suscríbete hoy!