Menos es más: la fotografía minimalista de Pablo Valenzuela

Correo electrónico Imprimir

 Campo de Hielo Norte, 2015.Campo de Hielo Norte, 2015.

 
Por Zoe Baillargeon
 
Uno de los elementos importantes para poder capturar una imagen convincente es encontrar simetría y geometría en la composición a partir del entorno circundante, y pocos fotógrafos chilenos son tan expertos y hábiles a la hora de ver esas líneas y formas para usarlas en su beneficio como Pablo Valenzuela.
 
Después de graduarse en ingeniería civil de la Universidad Católica de Chile a principios de la década de 1990, Valenzuela cambió de rumbo y pasó a la fotografía de la naturaleza y la cultura, donde se hizo famoso por su trabajo especializado en fotografiar paisajes geométricos y minimalistas, donde la luz y la escasez son sus herramientas principales.

Él aparece regularmente en álbumes de fotos y exposiciones, y tiene dos nuevos libros de fotos sobre la Patagonia dentro de sus obras para este año. Su exposición "Habitar la Inmensidad" está siendo presentada actualmente en el Museo de Arte Moderno de Chiloé. Como uno de los jueces del Cuarto Concurso de Fotografía de la Patagonia, nos sentamos a hablar con Valenzuela sobre su trabajo y lo que lo inspira.
 
 
Seno Otway, 2017.Seno Otway, 2017.
 
 
¿Qué elementos para ti generan que una fotografía verdaderamente grandiosa se destaque?
Para mí, una buena foto es aquella que logra transmitir algo, que conmueva. Una foto que dé cuenta de una realidad dada por el espacio y el instante, desde una perspectiva personal. Una foto que se logra con la mirada, no con los efectismos técnicos, que no hacen otra cosa que quitar la magia de ese instante.
 
¿Cuál es tu principal consejo para los fotógrafos?
Que en sus fotografías se note un vínculo, un discurso, y que no hagan fotos sólo por moda. Para esto deben ser disciplinados, perseverantes y construir una mirada propia, no una copia de lo que hacen los demás. Y, por último, que no abusen de las herramientas tecnológicas. Una buena foto se toma en el instante y en el lugar preciso. Ahí hay que gastar toda la energía, toda la pasión, no en el computador.
 

 Puerto Natales, 2015.Puerto Natales, 2015.

 
¿En qué estás trabajando ahora? ¿Hay nuevos proyectos interesantes?
Desde hace años estoy enfocado en mostrar el paisaje chileno desde otra perspectiva. De esta forma nació el concepto estético de la Geometría del Instante. Si bien el sentido de generar amor por lo nuestro nunca lo he abandonado, he derivado hacia una mirada cada vez menos literal, menos obvia. Y en esta línea estoy concentrado en un nuevo libro sobre la Patagonia, y en las series Cementerio de Punta Arenas y Habitar la Inmensidad. Esta última fue expuesta en Santiago, Temuco y Puerto Varas, y actualmente está en el Museo de Arte Moderno (MAM) de Chiloé. Por otra parte, en un futuro próximo expondré una serie de fotografías sobre la fiesta religiosa de Ayquina, donde ya he estado cinco veces.
 
Estudiaste ingeniería civil antes de cambiar de carrera hacia la fotografía. ¿Cómo influyó tu experiencia en el diseño y la interacción de las estructuras artificiales con la naturaleza?
Yo no diría que influyó en el tipo de fotografías que hago, pero sí contribuyó a fortalecer la disciplina con que abordo mi trabajo. Sin duda el paso por la universidad y el haber estudiado una carrera exigente y difícil como es ingeniería civil, te prepara, te da herramientas y un criterio para enfrentar problemas de diversa índole.
 

 Puerto Natales, 2015.Puerto Natales, 2015.

 
Pareces buscar imágenes impactantes y muy marcadas para tus series, centrándote en una sola parte de una montaña o en detalles, como con tu serie "Texturas". ¿Por qué sigues esa línea?
En general, mi estilo está marcado por concentrarme en parte del paisaje y buscar esa geometría que me resulta tan atractiva. Estoy obsesionado con eso. No en vano he pasado varios días –durante ya algunos años- en el cementerio de Punta Arenas, en una búsqueda permanente de formas geométricas, líneas y sombras.
 
¿Cuál es tu lugar favorito en Chile para fotografiar?
Es una pregunta muy difícil, pues soy un enamorado de todo Chile. Aunque sí reconozco una particular preferencia fotográfica por los paisajes lineales y limpios, los que se dan mucho en los extremos norte y sur, en el Altiplano y la Patagonia. En la nueva serie que estoy trabajando  -Habitar la Inmensidad- ambos escenarios son muy inspiradores. Si tuviese que elegir algún lugar específico para esta serie, elegiría el norte de Tierra del Fuego y los alrededores de Puerto Natales.
 
 
Punta Arenas, 2016.Punta Arenas, 2016.
 
 
Sueles describir gran parte de tu trabajo como minimalista. ¿Cómo logras ese estilo? ¿Qué te atrae de fotografiar "el mínimo"?
Por cierto me atraen mucho los paisajes minimalistas, de pocos elementos figurativos y cromáticos. Aunque a veces incorporo el color, pero en planos cerrados. Creo que lo que más me define es la búsqueda de la geometría en el paisaje natural y humano. Para mí es un proceso natural e intuitivo, y me resulta sumamente atractivo. No busco grandes vistas ni paisajes generales. Por el contrario, persigo alejarme de la obviedad para acercarme a lo abstracto. Todo esto lo hago sin alejarme jamás de la realidad dada por el espacio y el instante. Sin intervenciones durante ni después de la toma.
 
En tu opinión, ¿por qué la Patagonia es un lugar tan especial para fotografiar? ¿Qué te inspira?
Precisamente la Patagonia tiene ese paisaje lineal y limpio visualmente que tanto me atrae. Por otra parte, tiene un clima tan cambiante y un cielo tan potente que constituye un elemento muy importante en el paisaje. Y por último, tiene una diversidad muy marcada, en pocos kilómetros puedes cambiar de escenario radicalmente. 
 
 
 

¡Suscríbete hoy!

Destacados en Directorio