Entrevista en exclusiva con Marcelo Castillo, el abogado de la campaña Patagonia sin Represas

Correo electrónico Imprimir
Marcelo Castillo es un abogado medioambiental de Santiago y representa al Consejo de Defensa de la Patagonia (CDP), la coalición de organizaciones que coordina la campaña Patagonia sin Represas. El está encargado de las batallas legales para detener el proyecto HidroAysén gestionado por Endesa y Colbún, un ambicioso plan para construir cinco grandes represas en el sur de Aysén y enviar la energía a Santiago con una enorme línea de transmisión eléctrica llegando a cerca de 2.500 kilómetros. A finales de junio, HidroAysén deberá entregar a las autoridades medioambientales un segundo adendum para su estudio de impacto medioambiental. El resto del año, entonces, será un periodo crítico en determinar el destino de este proyecto. 
 
Recientemente conversé en profundidad con Marcelo acerca de los acciones legales en contra de HidroAysén, incluyendo las quejas formales actualmente revisadas por el Acuerdo de Cooperación Medioambiental Chile – Canadá, un acuerdo paralelo que acompaña el Tratado de Libre Comercio entre ambos países. En estas quejas, CDP acusaron que el Gobierno chileno violó en el año 1991 el tratado binacional con Argentina en relación con las "aguas compartidas". Este tratado señala que cualquier proyecto que afecte las aguas de ambos países deberá ser coordinados con el otro país y aprobado por ambos. Incluso, en vez de estar buscando una aprobación de Argentina, CDP afirma que la Superintendencia de Electricidad y Combustibles de Chile le entregó "ilegalmente" a HidroAysén una concesión provisoria de electricidad para que pueda continuar con el trabajo preliminar necesario para la construcción eventual de las represas. Extractos de la entrevista:
 
LANGMAN: Por fin, la Comisión de Medioambiente de Chile-Canadá acoge la denuncia por la construcción de HidroAysen. Felicitaciones.
CASTILLO: Claro es una excelente noticia porque en realidad muchos de estos procedimientos de los acuerdos de tratados internacionales fueron excepcionales. En general las relaciones entre los tratados se dan entre las partes que generalmente son el Estado o gobiernos estacionales. En este caso uno de las pocas excepciones como el derecho internacional es que cualquiera persona puede presentar una queja para que un estado que es parte de un tratado cumpla con una legislación ambiental.
 
LANGMAN: ¿Si tienen la decisión a favor de ustedes, que pueden hacer? 
CASTILLO: Como toda la naturaleza propia del derecho internacional no tiene la prioridad de un tribunal ordinario, por ejemplo en el orden interno de cada país. Pero si tienen las fracciones que son bastante fuertes. Lo cierto que la falta de en este caso del cumplimiento propio de la legislación obviamente el Estado pierde respeto frente a la comunidad internacional.
 
LANGMAN: ¿Argentina ha levantado la voz respecto al tratado?
CASTILLO: Lo que nosotros sabemos es que varias agendas programáticas de la Cancillería Argentina hacia la Cancillería Chilena han empezado la preocupación por la ejecución de estos proyectos pidiéndole que le explique al Gobierno de Argentina cual es el alcance de estos proyectos y si afectan los recursos híbridos compartidos. En general la clara que hemos conocido que son públicas en la que respondió el Estado de Chile ha dicho que  el proyecto está recién en aprobación de ejecución en opinión del acuerdo de los antecedentes que ellos tienen y a su vez que no afectarían los recursos híbridos compartidos.  Esa es la respuesta que le ha dado al Estado de Chile, pero no tenemos noticias de públicamente no se han dado declaraciones diplomáticas pero si ha habido precaución por el Estado Argentino con respecto al tema. 
 
LANGMAN: ¿Tienes juicios también sobre estos temas dentro de Chile en las cortes?
CASTILLO: Si, nosotros tenemos varios juicios pendientes en contra de este proyecto y autoridades relacionadas con el asunto. Por ejemplo, tenemos en tramitación en  juicio de un Tribunal de Defensa de Libre Competencia en contra de HidroAysén por un atentado a la libre competencia específicamente por tratar de monopolizar las aguas de los ríos Baker y Pascua. También tenemos otras demandas de posición administrativas ante la llamada Comisión Nacional del Medioambiente para que se rechace HidroAysén porque no cumple con las legislaciones medioambientales aplicables. Tenemos otras peticiones administrativas en las cuales que se les rechace el derecho de aguas adicionales que estaban solicitando en los ríos Baker y Pascua porque estaban pidiendo derechos que eran incompatibles con los derechos existentes de manera tal que no se podían ejercer porque los puntos de captación y restitución sobre estos derechos de suministros de agua de las represas se interfirieron con otras por lo tanto en este sentido nos pareció que se infringieron la ley. También tenemos otras peticiones de tipo administrativo que son temas más formales como requerimientos de formación, inhabilidades de los funcionarios, hay una variedad de acciones legales administrativas que se han desarrollado. 
 
LANGMAN: ¿Tú confías en este nuevo gobierno que lo tratarán de la manera correcta?
CASTILLO: No tengo mucha confianza con este nuevo gobierno. Hay hartos funcionarios de alto nivel como ministros y altos funcionarios de la Comisiones Regionales del Medioambiente que fueron asesores y empleados de HidroAysén. Por lo tanto tienen en nuestra opinión causales que debilitarían por alguna fisión observatoria por que tienen una especial cercanía con el proyecto. 
 
LANGMAN: ¿El Presidente Piñera no ha dicho nada a los grupos medioambientales sobre este tema todavía?
CASTILLO: No, el Presidente Piñera solo ha dicho en términos generales que es partidario de la hidroelectricidad pero específicamente sobre este proyecto no se ha pronunciado. Nosotros esperamos que como es Presidente de la República abra el estado de derecho que se aplique la ley en este proyecto. Porque nuestra opinión de aplicarse la ley hay un solo camino que es el rechazo del mismo. 
 
LANGMAN: Históricamente, el Gobierno de Chile no rechazan proyectos así, solamente los cambian. 
CASTILLO: En el año 1998 escribí un libro que se llamaba “Análisis crítico del sistema de evaluaciones del impacto ambiental” y efectivamente se llega a esa conclusión que más del 90% de los proyectos de nuestro país que ingresaban al sistema de evaluación de impacto ambiental se aprobaban siendo los rechazos muy pequeños pero son gráficamente formales los que se rechazaban eran por razones manifiestos de la ley. Evidentemente esta situación del año 98 hasta la fecha no ha cambiado. La tasa de aprobación de proyectos del sistema de evaluación del impacto medioambiental es bastante alta, porque generalmente los Gobiernos tienen simpatía con los emprendimientos más que con la aplicación de la ley. 
 
LANGMAN: Entonces si la historia sigue así, es más probable que lo aprobarán…
CASTILLO: Yo creo que la voluntad política del Gobierno es aprobarlo pero esa voluntad política tiene frenos que son las leyes. Las leyes establecen determinadas causales para aprobar o rechazar un proyecto  y si un proyecto como este por ejemplo que no tiene una línea de base que permite predecir los impactos ambientales que tiene, o un ante proyecto que permite los derechos de habla, como ejemplo ejecutar las empresas o ejecutarlos según esta escrito en el estudio de impacto ambiental, evidente lo que pase es que se rechace. No se podría aprobar un proyecto que no tiene derecho de habla ya que no tiene cuestiones básicas para evaluarlos medioambientalmente.  
 
LANGMAN: También tiene que aprobar una línea eléctrica que es otro tema controversial.
CASTILLO: Exactamente, nosotros también nos sorprende que un proyecto de esta magnitud se esté agrandando separadamente porque lo lógico es que si son cinco centrales eléctricas de generación esa generación tiene que ir por ambos lados y eso tiene que ir con una línea de transmisión hidroeléctrica que en este caso tendría más de 2500 kilómetros de largo. Nosotros esperaríamos que el avance de la línea de punto se suspenda la calificación ambiental de este proyecto hasta que se tenga claridad de cómo se puede hacer la línea.
 
LANGMAN: Con HidroAysén, el conflicto va a estar bastante parecido a lo que ocurrió con las represas del río Bio Bío?
CASTILLO: Si, bastante parecido, pero van a tener otro final. Porque en el caso de las represas en el Bío Bío no tuvieron una posición jurídica o judicial que han tenido son tal como los han tenido ahora. Hace prácticamente dos años que este proyecto está sometido a evaluación y no ha sido capaz de solucionar el proyecto tampoco tiene una posición eléctrica que debería. En el caso del rio Bio Bío cuando estaba presentado el estudio de impacto medioambiental ellos tenían gran parte del proyecto avanzado. Por eso yo pienso que ahora el escenario es distinto. 
 

 

 

Featured Listings in Directory