Patagonia sin Represas: De la indignación a la felicidad

Correo electrónico Imprimir

“No dudes que un grupo de personas compro- metidas pueden cambiar el mundo, de hecho es lo único que ha logrado cambiarlo" - Margaret Mead

La campaña Patagonia sin Represas ha resultado ser una demostración más de que todos los grandes movimientos y cambios sociales, comienzan a germinar desde una idea y acción “loca” de un pequeño grupo, una pocas personas que logran echar a rodar una bola de nieve, con la suerte de encontrar terreno propicio para ello.

Así es como recordamos que en el 2004 aparentemente éramos solo dos organizaciones ambientales las ocupadas con el tema de Endesa invadiendo la Patagonia, a lo que en el verano 2005 se sumó la conformación de la Coalición Ciudadana por Aisén Reserva de Vida y la Agrupación Defensores del Espíritu de la Patagonia, para llegar en el 2007 a formar el Consejo de Defensa de la Patagonia, hoy con 77 organizaciones afiliadas, mas innumerables otros grupos que también han sido cruciales en la campaña, a estas alturas una creación colectiva. Claro que para que esto ocurriese hay que reconocer que fue necesario el trabajo previo, de años, del Grupo de Acción por el Bio Bio y el aprendizaje nuestro con Alumysa, cuyas represas pasaron bastante desapercibidas en ese tiempo y hoy intentan reaparecer en el proyecto Energía Austral. Y para el trabajo del GABB y del Comité Ciudadano por Aisén Reserva de Vida, fue necesario a su vez aquel previo, de muchos años, de otras organizaciones y personas, tales como International Rivers Network, Greenpeace, CODEFF, Max Neef, Contreras Manfredi y tantos otros.

Así es como podemos recordar hoy que las primeras encuestas, hace ya años, en que se preguntó por las represas en la Patagonia, dieron un resultado de algo mas de 30% de chilenos en contra, cifra que creció lentamente al 61% de los días previos a la aprobación del estudio de evaluación ambiental, EIA, del 9 de mayo. En esos años de las primeras encuestas, tiempos de la presidenta Bachelet, La Moneda consideró que la valla política era el 60%. Una oposición ciudadana de sobre eso vuelve políticamente inviable el apoyo por el gobierno de turno. O sea, el costo político para ese gobierno se vuelve inmanejable, salvo que tenga aspiraciones antidemocráticas y/o políticamente suicidas.

La indignación que produjo la aprobación del EIA de HidroAysen del 9 de mayo y las consecuentes marchas mas multitudinarias de las ultimas tres décadas en Santiago y otras ciudades del país, mas la mayor jamás vista en Coyhaique, que llevaron a que la oposición a HidroAysén subiese a 74%, implican en cierta forma que ese proyecto se ha vuelto inviable, en lo político, en lo financiero y seguramente también en lo legal.

Con eso, la “causa país” Patagonia sin Represas, ha pasado de las etapas previas y de aquella de la indignación tras la aprobación (en la cual hay quienes se han quedado pegados, aunque hay que reconocer que parece que sin indignación hay menos movilización), a una de la ciudadanía empoderada y de ser mayoría nacional. Eso implica nuevas estrategias para una etapa tal vez aún más complicada que las anteriores, ya que significa traducir ese poder a propuestas y aprobación de políticas públicas, leyes, poder electoral. Eso no implica que no debamos seguir manifestándonos de múltiples formas para conseguir los objetivos.

Y en esto también tenemos mucho trabajo adelantado e ideas claras. Tenemos la mega-propuesta ciudadana Aisén Reserva de Vida, se trabaja en la propuesta de matriz y política energética nacional, esta la propuesta de recuperación de las aguas a ser bien nacional de uso público y como derecho humano, las propuestas de ordenamiento y valorización territorial, como aquella de Patagonia Patrimonio de la Humanidad, propuestas de descentralización, en fin. Y tenemos claro que debemos trabajar ahora en traducir estas propuestas en instrumentos y medidas concretas y permearlas hacia la política contingente, tan ausente de temas trascendentales. Y por cierto, así y de otras formas, mantener inviables y enterrar los megaproyectos destructivos de la Patagonia.

Las propuestas a que aludimos, evidentemente son de y por el bien común, por un desarrollo sustentable y una mejor región y país. Sustentabilidad implica mayor calidad de vida, la que es una percepción existencial. ¿Por qué en vez de aspirar a ser ricos y poderos o llenarnos de cachureos o megaproyectos, no podemos aspirar mejor a ser felices?

Por casualidad ¡justo! me encontré con un artículo sobre los lugares más felices del mundo, según Lonely Planet. Evidentemente suelen ser lugares casi desconocidos, pequeños, tranquilos y que ponen el acento en los servicios sociales y la sonrisa. Entre ellos están, la hermosa isla del Pacífico, Vanuatu, con fama de sin estrés, hospitalidad y amistad solidaria, Montreal en Canadá por ser acogedora, limpia, multicultural y su festival “Just for Laughs”, Colombia por sus paisajes, música y hedonismo nacional, Happy en Texas, “ciudad sin ceño fruncido”, Butan en el Himalaya, por no tener semáforos, ser hermoso, sus monasterios budistas y usar índice de felicidad per cápita, Malawi en África, cuyos habitantes lucen sonrisa de oreja a oreja a pesar de la pobreza , además de tener un parque nacional espectacular, Andorra, pequeñísimo país europeo con la esperanza de vida mas alta del mundo, Dinamarca que ostenta la medalla de oro y el nivel de vida mas alto del planeta y la mayor igualdad entre géneros y por último Hidakagwa en Japón con un desfile de carros alegóricos donde gritan, ¡warau, warau! (ríe, ríe) ¡y les funciona!

¡¿Qué tal, si aparte de sin represas intentamos además el ser una Patagonia feliz?! A juzgar por los ejemplos, no es tan difícil.
 

Foto: protesta contra HidroAysen, Santiago, 20 de Mayo, 2011

 

Featured Listings in Directory