Entrevista con Francisco Vio: Aysén, la vida al aire libre, y su futuro

Correo electrónico Imprimir
 
Si hay alguien que conoce la vida al aire libre en la Patagonia de Aysén es Francisco Vio, presidente de la Escuela de Guías de la Patagonia, con sede en Coyhaique. Él es también el organizador de la, ahora semianual, carrera de aventura al aire libre Desafío Aysén, que el mes pasado celebró su evento de invierno y en enero será el anfitrión de su segundo evento anual de verano. Vio, de 42 años, ha explorado la Patagonia desde su juventud, y comenzó trabajando en Aysén a mediados de los noventa enseñando educación al aire libre con el National Outdoors Leadership School (NOLS). También ha estado involucrado en la educación ambiental, el desarrollo de un proyecto acerca de las áreas protegidas y la enseñanza de un curso para guardaparques, todo en la región de Aysén. Hace poco hablé con él sobre sus proyectos en curso, el turismo en Aysén, el controvertido proyecto de la represa HidroAysén (de la cual es opositor), y otros temas. Extractos:
 
LANGMAN: ¿Cómo llegaste a Aysén? 
VIO: Cuando estaba en la secundaria, fuimos con un grupo de amigos a la Carretera Austral, haciendo dedo. Pasamos por Coyhaique y me dije a mí mismo: "Este lugar es increíble, cuando yo crezca quiero vivir aquí". En 1994, después de terminar la universidad, donde estudié Educación Física, encontré mi camino de vuelta aquí trabajando para la NOLS. Esto fue en la década del noventa, cuando los deportes al aire libre no eran tan populares. Más tarde fui invitado para ayudar a iniciar la Escuela de Guías de la Patagonia, para ayudar a entrenar a los guías, pero después de terminada la financiación  del proyecto quería mantenerlo en marcha. Ha crecido un poco, ahora también estamos dando cursos en las regiones de la Araucanía y Magallanes.
 
¿Qué hace la Escuela de Guías? 
La Escuela de Guías es un programa para la juventud local, entre 18 y 50 años. Participan en un programa de 2 años donde enseñamos destrezas para estar al aire libre con habilidades empresariales, como la forma de llevar un pequeño negocio, de modo que cuando regresen a sus zonas rurales pueden ganar dinero a través del turismo sostenible. Hasta ahora, hemos capacitado a más de 60 personas como guías a largo plazo y en total más de 250 personas de todo el país han participado en diversos cursos. La escuela es una organización no gubernamental en la que se promueve el desarrollo sostenible, en el entendimiento de que la mayoría de nuestros estudiantes no proviene de un entorno al aire libre en términos deportivos, sino que tienen la experiencia del aire libre viviendo en zonas rurales o aisladas. La mayoría de las veces, tienen habilidades para vivir en condiciones realmente malas, y les enseñamos como usar esas habilidades en un negocio turístico.
 
¿Usted está viendo resultados positivos? 
Aysén es una región tan grande, es como ir de Santiago a Osorno, en términos de extensión geográfica. Donde quiera que vaya es hermosa, no es como Magallanes donde todos van a un lugar: las Torres del Paine. Aquí los turistas realmente se esparcen y casi nunca vemos una gran concentración de personas. El turismo está creciendo, pero todavía no es suficiente para nuestro tipo de servicios; la mayoría de las personas son viajeros independientes, que no suelen contratar guías o a veces sus guías son personas que vienen de fuera de la región para trabajar aquí durante la temporada. Por lo tanto, estamos tomando un descanso en enseñar a la gente, este año hemos decidido no preparar una nueva generación de guías porque no es seguro que tendrán un trabajo al final de la marcha.
 
 
- ¿Qué se puede hacer para mejorar la situación?
Creo que, en primer lugar, el precio es siempre un problema. Por ejemplo, un paseo a caballo en Aysén es generalmente dos o tres veces más caro que en Pucón o Puerto Varas, la razón de ello es que las condiciones de vida aquí son caras - electricidad, agua, comida, todo -, por lo que cuando pones precio a un producto es realmente difícil. Pero tampoco hay un gran volumen de turistas, la cantidad de turistas acá es como fue en Pucón hace 20 años. 
 
- Siendo así, el turismo de Aysén…
Ha crecido. Las estadísticas de Sernatur dicen que el crecimiento es de alrededor de 19 por ciento al año en la última década, lo que es enorme. El año pasado el crecimiento fue del 9,4 por ciento, pero la mayoría de esos viajeros son independientes y quieren ahorrar dinero. La economía está mal en EE.UU. y Europa y la gente rica que viene acá lo hace, en su mayoría, para la pesca con mosca.
 
- ¿Qué viajes al aire libre son los que más recomienda en Aysén? 
Por la Carretera Austral cerca de Puyuhuapi, el parque nacional Queulat es hermoso. Hasta ahora sólo cuenta con cortos senderos para caminatas, pero tiene un espléndido campamento desde donde se puede comenzar la caminata. Cerro Castillo es bueno si te gustan los lugares como Torres del Paine, es parecido, pero mucho más remoto con menos infraestructura, lo que lo hace realmente agradable. Tiene grandes campamentos, muy buenas rutas, y realmente bellísimas vistas. El Valle de los Exploradores es increíble. Todo depende de la cantidad de tiempo que tienes y lo que haces.
 
 
- Usted comenzó Desafío Aysén, que el mes pasado celebró su primer evento de invierno, ¿cuáles son sus planes futuros?
Era algo que organizamos el pasado verano como parte de nuestro trabajo con los Senderos de Chile. Queríamos mostrar que Senderos de Chile es una nueva forma de viajar en Aysén, sus 155 kilómetros en Aysén teniendo la mayor extensión de la ruta en Chile, y con el apoyo de las Naciones Unidas realizamos un proyecto con ello, colocando señales, construyendo mejores sitios para acampar, haciendo un mapa de la zona y entonces pensamos que otra manera de mostrar el área sería la de hacer esta carrera de aventura. El mes pasado hicimos una ruta diferente en el Desafío Aysén, pasando de Coyhaique a Puerto Aysén, y tuvimos 18 equipos de Chile, Argentina y los EE.UU. Esperamos continuar esto cada año, una vez cada verano e invierno, para ayudar a promover las excursiones al aire libre en Aysén.
 
- Hoy en día, es claro que el gran tema en la región es HidroAysén, ¿cuál es tu opinión sobre este proyecto? 
Como organización, la Escuela de Guías está en contra del proyecto, ellos destruirán nuestra oficina; nuestro salón de clases es la naturaleza prístina y las montañas, y es la fuente de ingresos de nuestros guías. Entendemos que todos los impactos ambientales del proyecto se pueden minimizar, pero también tiene un alto impacto social, ya que al traer a grandes empresas a un lugar donde las comunidades son pequeñas se cambiará en gran medida la forma de vida aquí. Si HidroAysén se instala, muchas empresas turísticas se cerrarán, y tal vez nosotros como Escuela de Guías cerraremos; personalmente, yo iré a vivir a otro lugar. Elegí vivir en Aysén, debido al tipo de desarrollo que tiene, no queremos grandes carreteras en todas partes, no queremos grandes camiones por todas partes, queremos vivir lejos de todo eso en una especie de lejano oeste. Podemos tener teléfonos celulares e internet pero aún nos encontramos en el lejano oeste.
 

 

 

Featured Listings in Directory