Como intentar esconder a King Kong en el closet

Correo electrónico Imprimir

 

Con su ya habitual despliegue de recursos, en estos días HidroAysén emprende una nueva campaña de marketing, para convencernos esta vez de que su línea de transmisión de alta tensión es prácticamente invisible y no provoca impactos ni efectos. En esta fase publicitaria, según un diario santiaguino cuentan con 450 millones de pesos para continuar con la consabida estrategia vendedora en la cual la verdad evidentemente es algo secundario. Nuevamente recurren así a la difusión tendenciosa, a los trucos gráficos de imagen y a sus “casas abiertas”.

Aunque no fuimos invitados, responsablemente quisimos conocer el material expuesto, en lo que contamos con la gentil atención de algunos de sus funcionarios y aquella hostil de su gerenta de comunicaciones. Y la verdad es que el esfuerzo que se hace por nuevamente minimizar lo donde nuestra vista y mente percibían lo contrario, es notable. Pretender que torres de 50 a 60 metros de altura, por más que se pretenda o intente esconderlas, y sin embargo siguen viéndose, es como intentar esconder a King Kong en el closet. Y por lo que hemos sabido de buena parte de los afectados más directos, no lograron para nada convencerlos. Si, para que lo vamos a negar, HidroAysén resulta mas “convincente” en su rol de “viejito pascuero”, con gente que lleva décadas esperando servicios y atenciones que le corresponde entregar o al menos gestionar al Estado.

Entre algunos aspectos relevantes a que vale referirse de esta nueva campaña, están:

El que las torres serian de 60 a 70 metros de altura y la franja sería de 70 m. despejados, no es un mito inventado por los opositores al proyecto como se afirma. Vale recordar que fue en una presentación hecha en Coyhaique a fines del 2004 por ingenieros de Endesa, al igual que aquella en que mostraron que la demanda eléctrica en el SIC se duplicaba en diez años por la entrada en operaciones de nuevas mineras, en la que se mostró por primera vez esas torres de 70 m. de altura. De ellos es testigo el Ing. J. Montero, que ahora aparece nuevamente en escena como gerente técnico de Hidroaysén (y que en el Diario de Aysen aparece diciendo que las torres son de 70 metros (¡plop! ¡exigimos una explicación!). Posteriormente, fue el Gerente E. Andrade de Transelec, empresa que estaba haciendo el estudio para la línea de transmisión, quien reafirmó esa altura. Y luego, en el 2008, en el seminario “Energía en la Patagonia” organizado por la Cámara de Turismo de Puerto Varas, en un auditorio repleto de esa ciudad, nuevamente gerentes de Transelec, en presencia del aquel entonces gerente de HidroAysén, explicaron que la altura de las torres permitía reducir su número y que eso y la franja despejada eran necesarios por razones de seguridad y operacionales. La cuestión es que, por lo visto, HidroAysén decidió modificar a su conveniencia el proyecto que a Transelec, la especialista y experta en ese tema, le costo mas de cuatro años de trabajo, y en un intento de hacer mas aceptable el proyecto de “sonrisa eterna” decidió achicar un poco las torres y de disfrazar la tala rasa –franja despejada. Sobre esta última, ahora se dice que solo habrá una “poda selectiva” ¿Qué se entiende por eso? La respuesta la dan en parte donde se explica que bajo la línea de transmisión los propietarios respectivos no podrán tener vegetación que supere los cuatro metros de altura. Por otra parte ¿Cómo pretenden instalar los 4 cables de transmisión (antes eran 2) si les “estorba” el bosque? Quisiéramos hacer notar además que los árboles mas altos que existen en la región y detrás de los cuales se podría esconder esa línea de alta tensión, tienen 30 y como mucho 35 metros de altura y deben tener por sobre los 300 años de edad. O sea, plantar árboles para tapar la línea o pretender esconderla tras bosque existente, solo logra esconderle las canillas. Peor aun, lo mas probable es que la Dirección Aeronáutica les exija hacer más visible aún tramos de la línea y sus torres por razones de seguridad.

Otra información que se entrega y que no cuadra para nada, es el que la línea de transmisión solo se ve en un 20% a lo largo del Camino Longitudinal Austral. Según mis mediciones, tanto la línea del Pascua a la central conversora, como aquella desde ésta hasta el Palvitad al sur de Chaitén, está asociada a y es visible desde ese camino en alrededor de 60% de su largo. Y si sumamos otros caminos y circuitos turísticos (como en el Baker, Río Paloma, El Fraile, Figueroa) esa cifra sube a mas de 70%. Admito que puede haber un margen de error de 10% ¡pero 40% es un poco mucho!

En cuanto a la afirmación de que el trazado de la línea no intervendrá, parques nacionales, eso tampoco es cierto. De hecho, hasta en el video que muestran se dice que el trazado pasa por el Parque Nacional Corcovado a orillas del Lago Yelcho. Y si por intervenir entendemos también afectar el paisaje, el trazado bordea por muchos kilómetros ambos parques, interviniéndolos seriamente. Y en cuanto a Reservas Nacionales, por mas que se diga que el trazado no pasa por la R.N. Lago Las Torres, por desgracia, lo hace frente a ella a plena vista desde el lago y camino que lo bordea; todo un atentado. En cuanto a la Reserva Nacional Cerro Castillo, si bien se evita pasar frente al cerro de ese nombre, la cruza por unos 20 kilómetros y bordea por otros 20 en un sector muy turístico como lo es el Río Paloma, Lago Desierto y Lago Elizalde. Vale recordar además, que uno de los objetivos por los cuales se declaró esa reserva es para la protección de su paisaje y eso incluye toda su superficie y no solo el frente del Co. Castillo. Además, al menos, se interviene también el paisaje de las reservas Coyhaique, Mañihuales, Lago Carlota y Rosselot y del Monumento Natural Dos Lagunas.

Si bien es cierto que esa línea de alta tensión (¿eso implica peligro, no?) no pasa por en medio de centros poblados, si lo hace por el borde de Río Tranquilo, Villa Ortega, Villa Frei, Mañihuales, Lago Verde, Santa Lucia y a la vista de, al menos, La Tapera, Villa Amengual, Murta, Valle Simpson, Puerto Cárdenas, Las Juntas y Coyhaique (en una de las alternativas).

Por mas que esta campaña publicitaria no comprometa obligaciones legales y recién con la entrega del Estudio de Evaluación de Impactos Ambientales se sabrá la verdad y mayores detalles de este proyecto, seguir desprestigiando la participación ciudadana al transmitir información falsa o tendenciosa, evidentemente también afecta a la credibilidad de la empresa y del sistema oficial, el que ya se encuentra suficientemente cuestionado.
 

 

 

Featured Listings in Directory