Robert F. Kennedy, Jr. habla sobre HidroAysén y Patagonia 

Correo electrónico Imprimir
 
 
En estas fechas el año pasado, Patagon Journal publicó una entrevista exclusiva con Robert F. Kennedy, Jr. en la edición invierno de nuestra revista. Kennedy habló con nosotros acerca de las amenazas ambientales para el río Futaleufú y la Patagonia chilena. Aquí hay un enlace a la entrevista

Ahora, Kennedy está de vuelta en las noticias en Chile. Kennedy, quien es presidente y co-fundador de la ONG internacional Waterkeeper Alliance y un abogado medioambiental en los Estados Unidos, ha sido recientemente destacada en artículos de la revista Qué Pasa y el diario La Tercera en cual el da su perspectiva sobre HidroAysén y la debate actual en Chile sobre energía y represas. También habla de sus planes futuros, muchos de los cuales se realizarán en coordinación con Guardianes del Río Futaleufú, primer programa Waterkeeper de la Patagonia, que nosotros perfilamos el año pasado aquí. Recientemente, nos dieron la transcripcion del texto completo de la entrevista que le hicieron para esos medios. Extractos:

El gobierno chileno rechazó el proyecto, pero no fue claro acerca de dejar la Patagonia virgen. ¿Cuál es su opinión acerca de futuros proyectos en la zona?
KENNEDY: Chile puede ser totalmente independiente energéticamente, sin la necesidad de construir otra gran represa hidroeléctrica sobre sus ríos. La tecnología está; los recursos están; los inversionistas están. El futuro de Chile se puede asegurar con las energías renovables no convencionales y con más eficiencia. El río Baker, el Pascua, el Futaleufú, el Puelo y el Cuervo son ríos que deben ser preservados y Chile seguirá teniendo un futuro energético seguro sin tener que recurrir al carbón, al diesel o al fracking. Otros proyectos puedes ser propuestos para construirse en la Patagonia, pero después de lo visto con HidroAysén, es probable que sean difíciles de aprobar.
 
Después de HidroAysén, ¿cuál será su próxima batalla?
El río Futaleufú es una prioridad, ya que es uno de los ríos más notables que he visto, y por el cual me considero afortunado por haber pasado tiempo ahí. El nuevo grupo de Guardianes del Río Futaleufú está trabajando ahora en salvaguardar al cauce de futuras represas, trabajando con las comunidades tanto en Chile como en Argentina, donde comienza el río. Otros cauces como el Puelo y el Cuervo ya tienen proyectos hidroeléctricos en carpeta, eso a pesar de la abrumadora resistencia de las comunidades que quieren proteger sus familias y hogares. En Estados Unidos tenemos la ley de Ríos Salvajes y Escénicos, que otorga una protección legal permanente para nuestros ríos, al tiempo que también permite las actividades económicas recreativas y locales. Otros países también tienen este tipo de leyes. En Chile no hay nada parecido, por lo cual ningún río está a salvo. Estos ríos son el alma de las personas que viven en su curso, y estos ríos pueden hacer a Chile pionero en ecoturismo y en agricultura sustentable, pero para poder hacerlo, Chile tendrá que encontrar la manera de proteger sus causes de las grandes represas.
 
Cree que este paso es un avance importante para la legislación ambiental en Chile o aún tenemos falencias?
La decisión del Comité de Ministros acerca de HidroAysén es absolutamente importante. Porque demuestra que el gobierno va a respetar sus leyes y políticas medioambientales. No podría enfatizar lo suficiente para demostrar lo importante que esto es. Chile tiene una gran variedad de instituciones para proteger el medioambiente, como el SEIA, el tribunal medioambiental, la superintendencia y el ministerio. Pero si las leyes no se respetan, la eficacia de esas instituciones se daña y la confianza que la gente tiene en ellas también queda herida. Esto es cierto en cualquier parte, en cualquier país. Tener buenas leyes es una cosa, pero respetarlas y hacerlas cumplir es otra. La decisión sobre HidroAysén demuestra que este gobierno es serio en cuanto cumplir la ley. Y eso es alentador.
 
Chile necesita energía, ¿qué solución le queda al país?
Muchos estudios se han publicado en los últimos años –y por diversas fuentes- que demuestran que Chile cuenta con los recursos suficientes de energía renovable no convencional para satisfacer de sobra su futura demanda por energía. Muchos de esos recursos ya tienen costos competitivos en comparación con la energía tradicional, a pesar de que hace pocos años eran vistos como muy caros. Por ejemplo, en Chile tienes proyectos solares compitiendo en el mercado spot sin ningún tipo de subsidio o algún otro tipo de política de apoyo. ¡Eso hace a Chile verdaderamente único! Es una prueba de la potencia real que tienen ahí. A ello se agrega que se están desarrollando soluciones de almacenamiento para enfrentar la intermitencia en proyectos de energía solar y eólicos, los cuales funcionan bien con energía geotérmica para complementar la solar y eólica. Creo que pronto veremos que todos estos elementos trabajan juntos para dar con la “solución” –que usted dice- para el país.
 
Otro punto importante es que las energías renovables tienen una serie de otros beneficios que las energías convencionales no pueden decir: según un estudio reciente llevado a cabo por ACERA y por la NRDC, las renovables producen más puestos de trabajo, contribuyen más al PIB, reducen más las emisiones y traen consigo más beneficios para la salud pública que las grandes hidroeléctricas, el carbón o las plantas diesel.
 
Yvon Chouinard, dueño de Patagonia, habló en la Universidad de Chile el año pasado, y dijo que no hay una sola gran represa en el mundo que haga verdadero sentido económico si es que las compañías que las construyen indexan el precio de tener que darlas de baja cuando éstas ya no puedan producir más energía. Esa es la realidad en la generación de ese tipo de electricidad. Cuando las represas lleguen al final de su vida útil, las compañías o las van a abandonar o se van a declarar en quiebra, porque será muy alto el costo de salirse de esos embalses enormes.
 
En Estados Unidos, ¿qué otro tipo de iniciativas está promocionando?
En EE.UU el traspaso hacia un futuro de energía limpia sigue siendo estrangulado por la industria del gas y el petróleo. Estamos ganando contra el carbón después de una muy larga batalla, y el Presidente Obama acaba de proponer nuevos estándares de carbono que deberían ayudar a limpiar el sector energético. Pero el petróleo y el gas siguen siendo actores increíblemente poderosos. Una gran preocupación en estos momentos en detener el avance y dispersión del fracking (shale gas), lo cual afecta a las comunidades y que contamina sus fuentes de agua, destruyendo su ecosistema. Las energías renovables no convencionales tienen un enorme potencial, pero tenemos que primero llegar a Washington y poner las políticas correctas en su lugar. Como en Chile, hemos dado importantes pasos, pero aún tenemos un gran camino que recorrer.
 
 
Foto de Rio Futaleufu, por Jimmy Langman/Patagon Journal  
 

Featured Listings in Directory