Más allá de la contaminación ambiental que afecta a Coyhaique

Correo electrónico Imprimir
Foto: Gaddiel GómezFoto: Gaddiel Gómez
 
 
Por Clara Ribera
  
La capital de la región de Aysén en Chile, Coyhaique, fue señalada la semana pasada como la ciudad con más contaminación ambiental de las Américas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). 
 
La localidad, de poco más de 60 mil habitantes, aparece en la lista con una concentración de Material Particulado Fino Respirable (MP2,5) de 64ug/m3 (microgramos por metro cúbico) anuales, una cifra tres veces superior a la recomendada por la OMS.
 
Este informe no hace más que recordar la problemática a la que hace años Chile se enfrenta en sus ciudades del centro y el sur del país. En este mismo informe, Osorno, Valdivia, Temuco, Rancagua y Santiago también aparecen con cifras que superan los 20 ug/m3 anuales recomendados por el organismo internacional. “Un fogón humeante en la cocina equivale a la combustión de 400 cigarrillos por hora”, ejemplifica el Dr. Kirk Smith, profesor de Salud Medioambiental Global en la Universidad de California, Berkeley, en la página oficial de la OMS.
 
A las emisiones procedentes del transporte, la industria y sobre todo el uso de leña como principal método de calefacción, se le suma la falta de precipitación en el último año. El déficit de precipitaciones en Coyhaique, por ejemplo, sube hasta el 75 por ciento si se compara con el mismo período otoñal del año pasado.
 
Los indicadores MP2,5 y MP10
Hasta hace unos años, el indicador que se utilizaba para cuantificar la cantidad de contaminación ambiental de una ciudad era el MP10. Unos años atrás, la OMS recomendó utilizar el MP2,5. Pero, ¿qué son estos indicadores?
 
MP responde a la abreviación de Material Particulado, que se encuentra en la atmósfera de las ciudades en forma sólida o líquida. Por su tamaño se divide en las que tienen un diámetro igual o inferior a 10 micrómetros (una milésima parte de un milímetro), y las que tienen una dimensión inferior a 2,5 micrómetros. Esta característica determina la intensidad de sus impactos.
 
La razón por la que la OMS recomienda utilizar el MP2,5 como indicador de contaminación ambiental, es porque estas partículas son mucho más dañinas para el organismo. En todo caso, el indicador MP10 aún se utiliza porque en países como la India y China es la única muestra que se recoge de momento.
 
Efectos del material particulado
Junto con otros contaminantes como el ozono, el dióxido de azufre y el dióxido de nitrógeno, el material particulado puede dañar la salud. Actualmente se asocia a varias enfermedades cardiorrespiratorias como la bronquitis y el asma. 
 
Según un informe del gobierno de Chile del año 2011, 4 mil personas mueren cada año en el país de forma prematura por enfermedades asociadas a la exposición crónica de MP2,5, una cifra que asciende a 7 millones en términos mundiales, según la OMS. Se calcula que unos 10 millones de habitantes del país sudamericano están expuestos a un valor superior del MP2,5 recomendado.
 
Otros efectos son la disminución de visibilidad, el daño a materiales –puede alterar las propiedades físicas y químicas en los materiales de construcción, por ejemplo–, dañar los ecosistemas acuáticos, las plantas y los bosques. 
 
Descontaminación y alternativas
Actualmente, los hogares en Chile, especialmente en el sur, mantienen la temperatura de sus casas con estufas a leña, un método muy contaminante y uno de los principales emisores de gases a la atmósfera en el país. Según un informe del Ministerio de Energía de Chile de diciembre de 2015, el consumo de energía de calefacción entre las regiones de O'Higgins y Aysén proviene en un 81 por ciento de la combustión a leña.
 
Aunque el gobierno tiene planificado fomentar el cambio a calefactores más eficientes y a promover el buen aislamiento de las casas, aún queda un largo trecho para que todos los hogares de Chile sean eficientes.
 
En primer lugar, el cambio más inminente debería ser la del uso de leña certificada. La contaminación no se produce por la simple combustión de la madera, sino por una mala combustión de leña húmeda. Si la madera utilizada fuera seca, la emisión de contaminantes se reduciría en gran cantidad. Además, la leña seca dura y calienta más.
 
Por otro lado, FiltroVivo es una de las alternativas que se han presentado en Chile más recientemente. Este emprendimiento ha creado una pared vegetal que funciona como biofiltro. Este filtro es capaz de retener y reciclar el material particulado generado por la combustión de las estufas a leña, convirtiendo el humo en aire limpio. El funcionamiento es el siguiente: el sistema tiene incorporado un sensor automático de temperatura. Al detectar una temperatura superior a 60 grados Celsius, el extractor dará partida y conducirá todo el humo hacia el muro verde, que lo absorberá atrapando las partículas contaminantes y liberando el aire un 90 por ciento más limpio. Las partículas serán degradadas por  los microorganismos de la pared verde y serán transformadas en abono para las plantas.
 
Otra alternativa que ya se ha puesto en práctica en el Condominio El Cóndor, en Santiago, es la calefacción distrital por biomasa. Se ha presentado propuestas similares para Coyhaique. El año pasado se presentó un proyecto piloto para implementar en la capital de Aysén, ya que es un núcleo urbano reducido y el cambio sería drástico. Actualmente la SEREMI del Medio Ambiente está desarrollando un estudio con la consultora EBP, y se prevé que las obras empiezen el próximo año, según Jimena Silva, profesional de Calidad del Aire en el Ministerio de Medio Ambiente. Este método para calentar las casas consiste en un sistema de cañerías que conectan los edificios del distrito, por donde se distribuye el agua caliente para uso sanitario y de calefacción. La energía se produce con biomasa y proviene de una caldera central que abastece todo el distrito. La biomasa se puede satisfacer con combustibles muy económicos como los pellets, las astillas o los chips de madera. 
 
El camino es largo y a Chile aún le queda mucho por recorrer en materia de contaminación ambiental. Los informes como los de la OMS sólo ponen de manifiesto una realidad que representa un peligro para la salud de los ciudadanos y para el cuidado del medioambiente.
 
 
 

Featured Listings in Directory