Realizan nuevos registros de huemules en la parte alta de la cuenca del río Puelo

Imprimir

 Foto: Puelo PatagoniaFoto: Puelo Patagonia

 
Por Tomás Moggia
 
Con antecedentes que se ceñían casi exclusivamente a relatos de pobladores de la zona, que lo convertían en una figura con tintes míticos, un grupo de investigadores concretó el 2019 el primer registro científico actualizado de la presencia del huemul en la parte alta de la cuenca del río Puelo.
 
Ahora el proyecto sumó un nuevo hallazgo: luego de más de 1.500 días de muestreo y registros con cámaras trampa, se obtuvieron nuevas y hermosas imágenes de este cérvido catalogado en peligro de extinción por la Lista Roja de la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés). Estos nuevos registros en la cordillera de la región de Los Lagos permiten estimar la presencia de entre 17 y 22 ejemplares en un área de cerca de 3.500 hectáreas.
 
La iniciativa, liderada por la ONG Puelo Patagonia y la Fundación Tompkins Conservation Chile, cuenta además con el apoyo financiero de National Geographic Society, y sigue poniendo énfasis en la importancia que para la fauna nativa tienen los corredores biológicos. Las poblaciones registradas se encuentran en una zona montañosa en el límite con Argentina, remarcando la importancia de un trabajo colaborativo a ambos lados de la cordillera que tenga como objetivo principal la conservación a largo plazo del huemul.
 
La Administración de Parques de Argentina también viene realizando sus propios hallazgos y acciones de conservación de la especie en dos áreas protegidas aledañas: el Parque Nacional Lago Puelo, y el Parque y Reserva Provincial Río Turbio. De hecho, en el Parque Nacional Lago Puelo se instalaron cámaras trampa que han permitido registrar varios ejemplares, entre ellos machos adultos, juveniles, hembras y crías recién nacidas.
 
 
Foto: Puelo PatagoniaFoto: Puelo Patagonia
 
 
Foto: Puelo PatagoniaFoto: Puelo Patagonia
 
 
“Tenemos poblaciones importantes de huemules a ambos lados de la frontera y, por lo tanto, es fundamental un trabajo colaborativo entre ambos países, que permita un enfoque integral para abordar la conservación y protección de ecosistemas vitales dentro la cuenca binacional del río Puelo”, explicó Andrés Diez, director ejecutivo de Puelo Patagonia.
 
En la misma línea, pero al otro lado de la cordillera, Hernán Pastore, Referente del Programa de Conservación del Huemul de la Administración de Parques Nacionales de Argentina, añadió que “todo esfuerzo para conservar al huemul en la cuenca del Puelo debe ser encarado en forma conjunta entre ambos países y de manera coordinada, ya que se trata de una única población de huemules que ocupa un área de frontera entre ambas naciones”.
 
Empujado hacia las altas cumbres por la acción antrópica, el huemul ha encontrado en esta escarpada zona de la cuenca del Puelo un refugio frente a sus mayores amenazas. Sin embargo, la gran preocupación radica en la falta de protección que encuentran estas poblaciones en el lado chileno.
 
“Actualmente, el hábitat de estas poblaciones se encuentra protegido en Argentina bajo la categoría de parque nacional, mientras que del lado chileno no existe protección oficial del territorio en cuestión”, lamenta Cristián Saucedo, director de Rewilding de Tompkins Conservation Chile. 
 
De todas formas, Saucedo considera que estos nuevos hallazgos permitirán impulsar acciones que vayan en la dirección correcta para limitar y controlar las amenazas que se ciernen sobre el huemul y su hábitat. Para ello será clave el desarrollo de un plan conjunto entre organizaciones, instituciones gubernamentales y comunidades locales de ambos países que sirva para resguardar uno de los últimos refugios del huemul en la zona norte de la Patagonia.
 
 
 
Related articles :