Somos Cuenca: uniendo personas para restaurar y proteger los ríos

Imprimir
Valle Colorado. Foto: Ximena SalazarValle Colorado. Foto: Ximena Salazar
 
 
Por Paula Fernández
 
Probablemente una de las cuencas más productivas de Chile, la cuenca del río Maipo ha estado por siglos sosteniendo el peso de la acción humana, llegando incluso a ser la principal fuente de abastecimiento de agua de Santiago, la capital del país y donde se concentra la mayor parte de su población. Quizá por eso no resulta antojadizo que sea justamente allí donde el colectivo Bestias del Sur Salvaje encuentra desarrollando la primera etapa de su proyecto Somos Cuenca¸ una iniciativa que busca potenciar una red colaborativa conectando a diversos actores para apoyar proyectos de conservación en diferentes cuencas de Chile.
 
“Programa Guardianes del Maipo” se llama esta primera etapa, compuesta por nueve módulos que abordan temáticas que van desde la historia humana y su relación con la cuenca, la ecología, problemáticas socioambientales, iniciativas de conservación y restauración de suelos del territorio en cuestión, entre otras. Estos módulos, que se imparten en forma on line por expertos en las diferentes materias, comenzaron en agosto y se extenderán hasta el 14 de octubre. De esta manera, se pretende aportar en el debate y entregar conocimiento y herramientas a todo aquel que se interese por la protección de la cuenca, ayudando así a formar a los futuros defensores del Maipo.
 
 
Aniol Serrasolses remando el río Maipo. Foto: Paulo Urrutia Aniol Serrasolses remando el río Maipo. Foto: Paulo Urrutia
 
 
Y es que una de las principales motivaciones de este proyecto es contribuir a la gestión integrada de –en este caso- la cuenca del río Maipo, donde un río que corre libre y salvaje significa un océano sano y resiliente; no es sólo agua que se “pierde” en el mar, sino que es parte de complejas dinámicas que conectan a toda la cuenca como un todo.
 
Para Hernán García, guía de turismo aventura y encargado de la articulación de organizaciones del proyecto, gracias a esta primera etapa los habitantes del Maipo y de otras cuencas nos han hecho saber lo importante y fundamental que puede ser levantar esta memoria colectiva de nuestra cuenca a través de sus habitantes y organizaciones.
 
“La recepción desde las organizaciones participantes de cordillera a mar ha sido enérgica y ávida, lo que nos tiene a toda marcha por seguir esta necesaria obra por la conservación del Maipo”, agrega García.
 
 
Volcan Maipo. Foto: Guy WenborneVolcan Maipo. Foto: Guy Wenborne
 
 
Esta iniciativa pareciera intentar saldar una deuda pendiente con este sobreexplotado territorio, sobre todo luego de los polémicos alcances que ha tenido el conflictivo proyecto hidroeléctrico Alto Maipo en la cabecera de la cuenca. El “Programa Guardianes del Maipo” busca retribuir a este espacio la atención y el cuidado requeridos.
 
García cree que este comienzo ha servido como una importante instancia de reflexión, y también para darse cuenta que cada vez hay un interés mayor por restaurar y proteger los ecosistemas, por degradados que parezcan estar.
 
“Nos hace ver la necesidad imperante de unirnos y articularnos a favor de nuestra cuenca y los diversos territorios que habitamos. Sentimos la energía de ellos en cada módulo, a través de sus preguntas, reflexiones y la participación constante que han tenido y, por supuesto, esperando con ansias la ejecución en terreno que estamos planificando”, sostiene.
 
 
Santuario de la Naturaleza Humedal río Maipo. Foto: Fundación CosmosSantuario de la Naturaleza Humedal río Maipo. Foto: Fundación Cosmos
 
 
Kayakistas viendo impactos de represa en rio Ñuble. Foto: Paulo UrrutiaKayakistas viendo impactos de represa en rio Ñuble. Foto: Paulo Urrutia
 
 
Una vez finalizada la primera etapa de conversatorios en línea, los interesados pasarán por un proceso de evaluación para ser becados y participar en la segunda fase del proyecto, denominada “Manos a la Tierra”, la cual contempla talleres de educación ambiental, recuperación de espacios, construcción de senderos, instalación de paneles y señaléticas, entre otras actividades de conservación desarrolladas en conjunto con la fundación Mingako, Fundación Cosmos, Sureste y diversas organizaciones de la cuenca del Maipo.
 
La iniciativa también concretó una alianza con el programa ReObserva de la Universidad Diego Portales y con el Centro de Investigación para la Gestión Integrada del Riesgo de Desastres (CIGIDEN) para el levantamiento de cartografía social e información gráfica relativa a la cuenca, la que será materializada a través de paneles, infraestructura y otros elementos.
 
La invitación es a sumarse y construir juntos la red colaborativa de cuencas más grande del país. Si quieres participar, sólo debes rellenar este formulario. Para más información sobre cómo participar y los pasos a seguir puedes visitar el programa oficial.
 
 
Related articles :