Mitos y mafia electrica

Imprimir
Por lo que sabemos, una de las aspiraciones de los habitantes de la Región de Aisén es contar con energía de menor costo y ahora último ha surgido también la necesidad de mejorar su calidad.
 
El tema ha sido explotado, al igual que otros, por prácticamente todo candidato, aunque después, por desgracia, ha quedado solo en las promesas. Así es como se instaló también el mito de que en Aisén tendríamos la electricidad mas cara de Chile.
 
En estos años dedicados a tratar de entender el tema energético nacional y de lograr sacarlo de las cuatro paredes en que se arreglaban en absoluta impunidad entre empresas y algunos funcionarios de gobierno, hemos aprendido mucho. Hemos así, por ejemplo, descubierto que la tarifa eléctrica mas cara de Chile no es la de Aisén, sino que aquella del sector donde están las represas de Endesa del Bio Bio. Aquí por cierto en su momento, se prometió también “energía barata”.
 
Además descubrimos que la generación eléctrica chilena esta concentrada en tres empresas (Endesa (Enersis de la transnacional Enel), Colbún y la transnacional AES Gener), que Endesa concentró hasta 80% de los derechos de aguas no consuntivos nacionales,  96% de aquellos de Aisén y sobre 99% de aquellas de la cuenca de Baker. A esta concentración en derechos de agua y generación se suma aquella de la distribución por las empresas del grupo Enersis y el transporte en alta tensión, monopolio de Transelec (propiedad de la canadiense Brookfield).
 
Este oligopolio donde se arreglan las cosas entre ellos por cierto da un tremendo poder negociador ante el gobierno de turno y que según nos han confidenciado ejecutivos de otras empresas eléctricas menores, es utilizado en forma mafiosa, obteniendo excelentes precios nudo (el precio de la electricidad en Chile es el mas alto de América), consiguiendo aprobación de proyectos y sacando, bloqueando o complicando a la competencia emergente. A tanto, que un gerente de eléctrica nos confidenció: “ esta todo podrido”.
 
Con todo esto las utilidades obtenidas en los últimos años por estas empresas es superlativa; ganancias a costa del consumidor por supuesto. Por cierto este poder económico lo utilizan para mantener su posición dominante, con lobby e influenciar la política, marketing y lavado de imagen.
 
Otro descubrimiento que hicimos, es que nuestro monopolio eléctrico vertical regional (¿ Como es que subsisten aun estos monopolios aun en nuestro país y dónde esta la fiscalía respectiva?) es dueño de un sistema cerrado con reglas de excepción para el cual no valen las leyes cortas de energía. O sea, Edelaysen (propiedad de la estadounidense PSEG Energy) no esta obligada en subir energías renovables no convencionales que produzcan otros generadores, como sí lo están en el Sistema Interconectado Central. Así es como varias centralitas hidroeléctricas y eólicas de este tipo que podrían incidir en abaratar con una mayor oferta la electricidad de Aisén, permanecen abandonadas, mientras HidroAysén y Energía Austral prometen inyectar energía barata. 
 
¿Cómo? ¿Acaso ahí sí les van a acomodar la ley ?  Es mas, hay empresas de energías no convencionales interesadas en vender electricidad barata pero no pueden, al toparse con que la distribución es del monopolio, por lo cual, lo que les queda es la venta directa o intentar subirse a la línea de HidroAysén hacia el norte. Así, capaz que nos encontremos algún día con que ese megaproyecto justifique su línea con que es para transportar energía no convencional, o sea marketing de lo mas “verde”.
 
Así las cosas, los pataleos por “energía limpia” y restar importancia a la leña como combustible, solo quedan en demagogia. Peor aun, si alguien en esta región intenta utilizar mas electricidad en invierno para calefacción limpia, la empresa, gracias a una inexplicable disposición legal, le cobrará una multa (unos 25 mil pesos). ¿Conoce Ud. algún político o autoridad que este haciendo algo para cambiar tamaña estupidez ? 
 
Por último, lo que mejor hemos aprendido en estos años es que en todo esto del mercado eléctrico y de las necesidades de energía, lo que menos importa es el interés nacional y menos aun, el del simple ciudadano consumidor, para que hablar de los “nadies” aiseninos.
 
 
Foto gentileza Defensa Patagonia

 

 
Related articles :